Imagen 1/1
Diane Kruger y las fuertes revelaciones en torno a su maternidad

Diane Kruger y las fuertes revelaciones en torno a su maternidad

El pasado mes de noviembre Diane Kruger se convirtió en madre con la llegada de su pequeña hija. No obstante, así como ha sido discreta al hablar de su relación con el actor Norman Reedus, también lo ha sido respecto a su faceta como mamá. Pero ahora, la actriz de origen alemán ha decidido abrirse en este tema y ha revelado varios detalles sobre la etapa que está viviendo. “Norman está muy tranquilo y me enseña mucho porque ya lo ha hecho antes. Definitivamente se nota cuando estás con alguien que lo está haciendo por segunda vez”, reveló la intérprete de 42 años en entrevista con Porter, la revista del sitio NET-A-PORTER. Y es que a diferencia de ella que es primeriza, su novio ya era padre de Mingus, hijo de su pasada relación con Helena Christensen y quien ahora tiene 19 años. Y aunque ahora está encantada, Diane ha revelado que le llevó tiempo sentirse lista para tener un bebé. “Creo que a medida que creces, aprendes que las cosas te llegan cuando estás lista para ellas. Me alegro de haber esperado para tener un bebé”, reconoció la actriz, quien estuvo diez años con Joshua Jackson. Y aunque finalmente decidió convertirse en madre, Kruger confesó que inicialmente no quería tener hijos: "Yo era demasiado egoísta", admitió, antes de señalar que con el paso de los años fue cambiando su postura: “Pero cuando llegué a los 35, pensé, sí, probablemente quiero uno”, agregó en la entrevista. “Pero luego tienes que esperar a que venga la persona adecuada”, comentó la actriz, quien al parecer lo logró en 2015, cuando conoció a Reedus en el rodaje de la cinta Sky. No obstante fue hasta el año siguiente que ambos se dejaron ver juntos por primera vez, luego de que la alemana anunciara su separación de Jackson. Esta estrella de Hollywood acepa que está muy enamorada de su novio, no obstante prefiere ser más cauta al hablar de casarse de nuevo. “Nunca digas nunca (al matrimonio). Tendría una fiesta. Me gustaría llevar un bonito vestido. Pero no soy religiosa, por lo que ese aspecto del matrimonio no significa nada para mí”, confesó.