Imagen 1/1
Beyoncé confiesa que su embarazo de mellizos fue ‘extremadamente difícil’

Beyoncé confiesa que su embarazo de mellizos fue ‘extremadamente difícil’

Han pasado casi dos años desde que Beyoncé acaparó los reflectores al presentar en sus redes sociales a sus mellizos Sir y Rumi, fruto de su relación con Jay-Z. La original foto con la que hizo el anuncio dio la vuelta al mundo, mientras los fans de la cantante se congratulaban ante la buena nueva. Ahora que sus bebés ya están más crecidos, la estrella estadounidense ha decidido hablar sobre lo que vivió durante su segundo embarazo, al que calificó como “extremadamente difícil”. La intérprete de Halo compartió la difícil experiencia que vivió durante la gestación de sus pequeños en Homecoming, el nuevo documental de Netflix, que si bien se centra en su actuación en Coachella en 2018, también ha dado cabida a su maternidad. “Se suponía que debía hacer Coachella el año anterior, pero me quedé embarazada de forma inesperada. Y terminaron siendo gemelos, lo que fue aún más sorprendente”, confesó la celeb, antes de detallar las implicaciones que tuvo esto en su salud. “Mi cuerpo pasó por más de lo que sabía que podía”, reconoció Beyoncé, quien además reveló que sufrió preeclampsia , una complicación que causa que la presión arterial durante el embarazo se eleve. “En el útero, el corazón de uno de los bebés se paró un par de veces, así que me hicieron una cesárea de urgencia”, confesó la cantante de 37 años. Y tras el nacimiento de Sir y Rumi las cosas no fueron menos difíciles, pues el aumento de peso que le trajo el embarazo significó un duro reto que enfrentar, tanto física como emocionalmente. “Tuve que reconstruir mi cuerpo. Me llevó un tiempo sentirme lo suficientemente segura como para dar todo de mí”, se sinceró la cantante en Homecoming. “Lo que la gente no ve es el sacrificio. Hubo días que pensé que nunca más volvería a ser la misma. Ni físicamente, ni mis fuerzas ni mi resistencia serían las mismas”, contó. Ahora, aunque ha pasado tiempo desde entonces y ha vuelto a ser la misma de siempre, Beyoncé sigue lidiando con las dos facetas de su vida: la de estrella del pop y de la madre. “Sólo estoy tratando de encontrar el equilibrio de ser madre de una niña de siete años (Blue Ivy, su primogénita) y unos mellizos que me necesitan y, a la vez, ser creativa”, señaló.