Imagen 3/3
La esposa de Robbie Williams revela que temió que su hija hiciera una rabieta en la boda real

La esposa de Robbie Williams revela que temió que su hija hiciera una rabieta en la boda real

La semana pasada el mundo fue testigo de la segunda boda en la Familia Real británica del año. Sin embargo, aunque muchos hubieran querido asistir a la boda de la Princesa Eugenia con Jack Brooksbank, la lista de invitados fue muy exclusiva. Entre los afortunados invitados estuvieron Robbie Williams, su esposa Ayda Field y su hija Theodora, quien además fue parte del cortejo de la novia. Ahora, días después de la celebración de ensueño, la mujer del cantante británico ha revelado que el día del enlace temió que su pequeña hiciera algo que llamara la atención de manera negativa durante la ceremonia. "Como mamá estás nerviosa. ¿Lo echará a perder? ¿Va a causar el caos? ¿Hará una rabieta frente a la Reina?", dijo la juez de The X Factor a The Mirror durante la gala de ITV Palloza. Sin embargo, después reveló que al ver a su retoño en la Capilla de St George todos sus temores desaparecieron y ella se sintió orgullosa de su hija. "Ella fue increíble", aseguró Ayda. Y no podía tener más razón esta mujer, pues Teddy acaparó todas las miradas al saludar tiernamente mientras subía las escaleras de la iglesia tomada de la mano de Louis de Givenchy. Como todos los demás invitados, ambos niños tuvieron que lidiar con los fuertes vientos que caracterizaron aquel día, incluso el hijo de Oliver de Givenchy pareció tropezar por un breve momento, sin embargo eso no le restó encanto a su llegada. Otro de los momentos de la primogénita de Robbie fue cuando hizo una inocente pregunta a Sarah Ferguson, madre de Eugenia de York. "¿Eres la reina?", se escucha decir a Theodora mientras baja los escalones de la capilla al final del servicio religioso,  en un video tomado por un invitado. La Duquesa de York respondió “no”, pero la niña insistió y la cuestionó nuevamente: “Eres una princesa”, a lo que la ex mujer respondió: “¡Sí!”, calmando la curiosidad de la pequeña.