Imagen 1/1
Emma Roberts admite que el embarazo la ha puesto de lo más emocional

Emma Roberts admite que el embarazo la ha puesto de lo más emocional

Después de una relación de casi siete años, Emma Roberts dio una nueva oportunidad en el amor con Garrett Hedlund. Las cosas marcharon de la mejor manera, tanto que en junio pasado se empezó a sospechar que estaban ya esperando un hijo juntos, noticia que finalmente la pareja confirmó en sus redes sociales en agosto, revelando además que se trataba de un varón. Este embarazo ha sido de lo más especial para la joven actriz, quien a confesado que debido a las hormonas se encuentra sumamente sensible. “He llegado a un punto en el que, a la mitad de las escaleras, tengo que sentarme a veces, y tal vez las lágrimas caen un par de veces a la semana”, contó en The Drew Barrymore Show al ser cuestionada por la anfitriona sobre su dulce espera. Sin embargo, esta montaña rusa de emociones no impide que la estrella de Scream Queens se sienta plena. “Estoy tan agradecida y me siento tan afortunada, especialmente en un año tan loco como este, de haber podido tener algo más en lo que concentrarme y tener algo por qué estar emocionada, así que me siento muy, muy afortunada”, reconoció, antes de bromear sobre su crecido baby bump: “No estoy tan embarazada como la gente piensa, pero sí estoy muy embarazada”. El camino para convertirse en madre no ha sido nada fácil para Emma, pues hace unos días confesó a Cosmopolitan que luego de ser diagnosticada con endometriosis los médicos le aconsejaron que congelara sus óvulos por un tiempo. “Cuando supe lo de mi fertilidad, me quedé un poco sorprendida. Se sintió tan permanente y, extrañamente, sentí que había hecho algo mal”, dijo la sobrina de Julia Roberts a dicha publicación. Sin embargo, este sentimiento cambió poco después cuando empezó a adentrarse en el tema. “Estaba tan agradecida de descubrir que no estaba sola en esto. Después de todo, no había hecho nada malo”, comentó.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.