Imagen 1/3
Colin Farrell confiesa que al fin encontró la felicidad tras varios años de fuertes críticas

Colin Farrell confiesa que al fin encontró la felicidad tras varios años de fuertes críticas

Colin Farrell conmovió a sus fans debido a que confesó que se encuentra en un mejor lugar después de haber recibido durante una larga temporada fuertes críticas con respecto a su papel como actor. Al hablar en el escenario del Pendulum Summit en Dublin confesó que después de la película Alejandro Magno que se estrenó en el 2004 las reseñas del público no eran del todo buenas y esto causó que comenzara a dudar de su profesión. Con esto la estrella de Fantastic Beasts and Where to Find Them expresó que su adicción de leer críticas en internet fue tan grande que causó para él gran dificultad en disfrutar de la actuación y su manera de vivir. A pesar de esto en la conferencia habló que con el paso de los años aprendió a estar agradecido con su vida y que con el tiempo comenzó a dejar esas críticas negativas a un lado ya que lo que estaba viviendo era una oportunidad increíble: “El éxito es un término tan relativo que no me despierto pensando que lo he logrado, y la fama no te da felicidad. Habiendo dicho todo esto, soy un ser humano, tengo altibajos, a los 42 años el proceso de mi vida parece estar en aprender el significado de tu vida como individuo y estamos aquí por tan poco tiempo, quiero decir, el show casi ha terminado”. Además, tomó el tiempo para agradecer lo suertudo que es por tener una vida fantástica a lado de su familia que lo apoya en su trabajo como actor: “No puedo reiterar lo suficiente, he vivido una vida muy bendecida, una gran fortuna y dos hijos extraordinarios y una gran familia, profundas amistades y un trabajo que me apasiona”. Para terminar su plática en el Summit el actor irlandés ganador del Globo de Oro alentó al público a disfrutar su vida al máximo y recomendó que no tomaran enserio las opiniones de los demás ya que al final del día no es algo que valga la pena: “Vivamos con menos y menos miedo y no nos importe tanto lo demás. Es importante cuidar lo que cada uno piensa, es una forma de moderación social, pero no tenemos que hacer cosas con el único propósito de ser queridos”, expresó entonces.