Imagen 1/1
Serena Williams habla de cómo es vivir con migraña: ‘Me acostumbré a jugar en medio del dolor’

Serena Williams habla de cómo es vivir con migraña: ‘Me acostumbré a jugar en medio del dolor’

Serena Williams es considerada una de las tenistas más importantes de todos los tiempos, pues a sus 38 años ha conquistado más de 70 títulos. Sin embargo, en su carrera a la cima, esta atleta ha tenido que luchar contra circunstancias adversas, y una de ellas es sin duda la migraña que padece desde que tenía 20 años. La estrella estadounidense contó lo difícil que fue explicarle a su padre, Richard, quien fue su entrenador hasta 2012, por qué sentía tanto dolor durante sus prácticas a plena luz del día. “La migraña no es una lesión de rodilla, es algo que no se puede ver físicamente”, explicó Serena a People. “Realmente no puedes decir: 'Oh, papá, tengo migraña. Voy a dejar de jugar'. La gente dice: 'No veo hinchazón. No veo moretones. Resiste’. Entonces me acostumbré a jugar en medio del dolor”, señaló la tenista, quien a lo largo de su carrera le ha tocado sufrir varias lesiones, tanto en las rodillas como en los hombros. Williams recordó lo duro que ha sido salir a la cancha en medio de un ataque de migraña, como lo fue su juego contra la suiza Martina Hingis en 2001, en Sídney, encuentro en el que no logró salir victoriosa. “No se puede ir a una conferencia de prensa con los medios preguntando: ‘¿Qué pasó?' y decir 'Bueno, tuve un ataque de migraña’”, señaló. “Tuve que encontrar la manera de hacerlo”. Y es que, pese a lo difícil de lidiar con esta situación, los episodios no eran tan frecuentes como para que ella decidera dejar de lado sus entrenamientos, y mucho menos sus competencias. Pero en marzo, cuando ella, su esposo Alex Alexis Ohanian y su hija Olympia iniciaron su confinamiento debido a la pandemia, sus ataques de migraña se intensificaron y se hicieron cada vez más recurrentes. “Todo es increíblemente estresante. Estaba lidiando con mucho estrés y factores desconocidos y cosas a las que no estaba acostumbrada, así que creo que eso contribuyó a mis ataques de migraña y los hizo más frecuentes”. Finalmente, la tenista tuvo que recurrir a su médico, quien le recetó un medicamento para aliviar el dolor durante los ataques de migraña, y ahora ella se siente tan bien que se está preparando para el Abierto de Nueva York, el cual se llevará a cabo a puertas cerradas.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.