Imagen 1/1
George Clooney revela que sus mellizos hablan italiano con fluidez

George Clooney revela que sus mellizos hablan italiano con fluidez

Hace poco más de tres años George Clooney debutó en la paternidad con el nacimiento de Ella y Alexander, fruto de su matrimonio con Amal Alamuddin. El actor está encantado con sus pequeños y ahora, como todo papá orgulloso, ha querido presumir los logros de sus retoños. La estrella de Hollywood asistió al programa de Jimmy Kimmel para promocionar su próxima película en Netflix, The Midnight Sky. En la entrevista, el anfitrión le preguntó cómo es su vida con sus mellizos. “Es un poco loco. Además, hicimos algo realmente tonto, que ellos hablen italiano con fluidez a los tres, pero yo no hablo italiano y mi esposa no habla italiano”, contó el intérprete de 53 años. “Es terrible. Los hemos armado con un idioma. Yo digo: ‘Regresa y limpia tu habitación’ y ellos dicen: ‘Eh, papo stronzo’ y yo digo: '¿Qué?’”, contó Clooney, dejando ver que, aunque sus niños son muy chicos ahora, él ya ha tenido que lidiar con algunos actos de rebeldía. Si bien el actor disfruta mucho pasar el tiempo en Italia en su espectacular casa junto al Lago Como, reveló que la cuarentena la pasó en su casa en Los Ángeles. Hace poco, el actor habló abiertamente sobre su paternidad, confesándose muy feliz. “Es muy satisfactorio y algo que no vi venir en absoluto”, dijo en una entrevista en CBS Sunday Morning, en la que confesó que la idea de convertirse en padres le llegó a él y a Amal inesperadamente. “Nunca habíamos hablado de tener hijos y de repente un día nos lo preguntamos”, recordó Clooney. Además, dejó claro que esta faceta de su vida ha estado siempre llena de sorpresas. “Fuimos al médico a hacer la ecografía y nos dijeron que venía un niño, yo pensé 'un niño, ¡qué bien!'... entonces nos dice 'y hay otro ahí'. Es difícil dejarme sin palabras y en esa ocasión me pasé como diez minutos mirando a ese trozo de papel diciendo: '¿qué? ¿Dos?’”, contó.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.