Ilustración de un teléfono móvil con la señal de prohibido en la pantalla

Nuevas tecnologías

¿Cómo proteger a tus hijos de la pornografía en Internet?

La pornografía campa a sus anchas en Internet; son contenidos gratuitos a los que se puede acceder muy fácilmente. ¿Sabes de qué manera mantener a tus hijos alejados de estas páginas?

por Terry Gragera

La pornografía está a un clic de las pantallas y, por tanto, de los menores. Algunos estudios cifran la edad del primer acceso a la pornografía digital a los ocho años. A estas edades el niño no la busca, pero la encuentra; en su pantalla aparecen sugerencias a las que él solo debe entrar para visualizar los contenidos, pues basta con decir que se es mayor de 18 años, sin más controles, para poder reproducirlos. Si hablamos de consumo consciente, determinadas investigaciones sitúan la edad media en los 14 años en el caso de los chicos y de 16 años en el caso de las chicas. Es una realidad a la que muchos padres permanecen totalmente ajenos. ¿Qué se puede hacer para protegerlos?

Lee más: ¿A qué edad empezar a hablar de sexualidad con los hijos?

Conocer la motivación

El acceso a la pornografía en Internet es anónimo y sencillo; los contenidos son casi ilimitados y gratuitos y en muchas ocasiones aparecen como sugerencias en forma de ventanas de contenido. Es muy fácil que los menores entren. Ante este panorama, la labor de los padres es muy importante. "Hay que saber que no se trata de temás tabú, hay que hablarlos con los hijos, adaptándolos a cada edad", indica Beatriz Martín Padura, directora general de Fad. En esta labor como progenitores, hay un aspecto que se coloca en primer plano y es saber la motivación de los hijos para consumir pornografía. "Muchos acceden para enteder de qué va la sexualidad; por eso hay que llevar a cabo una estrategia educativa en el colegio y en casa para explicarles la sexualidad", destaca la experta.

Pero no solo es ese el motivo. "En el consumo de pornografía digital también hay ansiedad, tensión, presión de los amigos y curiosidad", puntualiza la directora general de Fad. De hecho, según una encuesta realizada a jóvenes de entre 15 y 29 años sobre qué les había ayudado a sobrellevar el confinamiento, un 4% de los encuestados respondieron que el consumo de pornografía.

Las distorsiones de la pornografía

Cuando un menor accede a contenidos pornográficos en la Red se está creando ideas erróneas de un aspecto fundamental como es la sexualidad y, lo que es más grave, algunos intentan ponerlo luego en práctica. "En esas imágenes se omite el respeto, la diversidad, se cosifica a la mujer, se mantienen muchos estereotipos de género, se deja de lado el consentimiento y la comunicación...", alerta la experta. Se sabe que los adolescentes que consumen pornografía buscan ritos de iniciación, mientras que las chicas quieren comprobar qué se espera de ellas en la primera relación. 

Cómo actuar como padres para prevenir

El consumo de pornografía digital conlleva unos claros peligros. En ese sentido hay que actuar con los hijos de la misma manera que se hace ante cualquier conducta de riesgo. En la prevención son importantes las siguientes pautas, según aconseja la especialista de Fad:

  • Hablar abiertamente. Cuando son más pequeños (sobre los 10 años), hay que preguntarles a los niños, sin juzgar, si han tenido acceso a esos contenidos. De ser afirmativa la respuesta, se les debe insistir sobre si han entendido lo que han visto, si saben que eso es ficción y explicarles que las relaciones sexuales tienen que ser con emocionalidad y contando con el otro.
  • Enseñarles a evitar la aparición de estos contenidos. Cuando son pequeños se pueden instalar controles parentales en los dispositivos para evitar que aparezcan contenidos pornográficos. Pero cuando los niños van cumpliendo años lo más adecuado es que ellos mismos se responsabilicen para descartar las imágenes, en el caso de que les salgan como sugeridas. 
  • Fomentar el respeto al cuerpo. Desde que son pequeños hay que promover el respeto al propio cuerpo y al cuerpo de los demás. Trasladarles que esas son imágenes estereotipadas y que el consentimiento es básico.
  • Entender por qué consumen esos contenidos. Si el niño ya consume esos contenidos, hay que descubrir qué le lleva a hacerlo, entender su motivación y hablar con él, adaptándose a su edad y a sus circunstancias.

¿Prohibir o educar?

¿Sería necesaria una ley que protegiera de forma específica a los menores de la pornografía en Internet? ¿Deben las administraciones públicas tomar cartas en el asunto? Para Beatriz Martín Padura, las prohibiciones no son tan efectivas. "Es necesaria más información e investigación y más educación sexual. En lugar de una ley específica hay que dar una protección integral del niño y el adolescente que trabaje factores como la pornografía y la violencia. Los menores necesitan protección, pero con una ley integral, en lugar de con una ley específica contra la pornografía", señala.

Para la responsable de la Fad, puede haber mucho control de la oferta, pero lo realmente importante es "controlar la demanda". "Cada uno debe trabajar en su familia para que sus hijos sepan que no deben acceder a esos contenidos. Como padres hay que darles una autonomía gradual y practicar mientras tanto el acompañamiento. Internet es un campo abierto, y debemos acompañar a nuestros hijos", señala.

Para cualquier duda sobre cómo abordar el tema, la Fad dispone de un teléfono gratuito y anónimo para padres, atendido por personal especializado. El número es el 900 16 15 15.

Lee más: ¿Debes revisarle el móvil a tu hijo adolescente?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.