bebe-llorando

'Mi bebé no para de llorar, ¿por qué?'

De entrada, pocas cosas nos pueden parecer más difíciles que descifrar el llanto de un bebé. Pero es cuestión de tiempo y de práctica saber si llora porque tiene hambre, porque el pañal está sucio o porque le duele algo. La clave está en reconocer algunas señales.

by Terry Gragera

Si preguntásemos a cualquier mujer qué es lo que más le angustia de su nueva etapa como madre, seguramente respondería que no saber lo que le pasa a su hijo cuando llora. Hasta pasados varios meses de vida en que cuenta con más recursos, el bebé no tiene ninguna otra forma de hacernos llegar sus necesidades. Llora cuando tiene hambre. Llora si le duele algo, llora si tiene frío, si el pañal está sucio, si pierde a su madre de vista... El instinto materno ayuda a descifrar ese primer “lenguaje”, pero es importante saber interpretar otros signos más sutiles, pero muy reveladores.

Lee también: El llanto en el recién nacido

¿Hay distintos tipos de llanto en el bebé?

El bebé llora de distinta forma con cada sensación y no hay dos bebés iguales. “Cada bebé se relaciona con su entorno, con sus padres, de una manera única”, destaca el Dr. César Feliu, pediatra y miembro de Doctoralia. Los recién nacidos van estableciendo a lo largo de sus primeros días de vida distintos patrones de llanto que los padres aprenden a identificar. “Los más comunes, y que antes se reconocen, son cuando lloran por hambre o les molesta algo, pero también son reconocibles otros como cuando lloran porque tienen sueño, necesitan atención o simplemente se desahogan o están enfadados”, explica el especialista.

¿Tendrá hambre?

Cuando el bebé llora porque quiere comer es que lleva ya tiempo sintiendo el estómago vacío. “El llanto por hambre es una señal tardía y en lo posible evitaremos que nuestro bebé llegue a este punto”, recomienda el pediatra. Ese llanto por hambre comienza poco a poco y es regular y rítmico. Para detectar que tiene hambre antes de que llore hay que prestar atención a estos síntomas:

  • El bebé busca el pecho cuando lo coges, girando la cabeza.
  • Succiona con fuerza sin tener nada en la boca.
  • Se lleva los puños a la boca haciendo algún chasquido.
  • Está muy inquieto.
  • Mueve brazos y piernas.

“En caso de que llorase de forma intensa por hambre, primero tenemos que calmarlo un poco y, posteriormente, ofrecerle la toma para que la realice de forma óptima”, aconseja el Dr. Feliu.

¿Le duele algo?

Lo que diferencia al llanto de dolor de otro tipo de lloros es que aparece de forma súbita y es más agudo. Es un llanto en el que antes no ha habido quejas. Además, para reconocerlo es importante estar atentos a estas señales: “Va seguido de una pequeña pausa respiratoria o apnea y continúa con llantos angustiosos de forma más o menos prolongada”, destaca el experto de Doctoralia. Cuando el bebé llore de esta forma conviene cogerlo en brazos para observar si se calma o no. “Si es un llanto inconsolable, se debe consultar con el pediatra”, subraya.

¿Cómo saber si tiene calor o frío?

Los bebés regulan la temperatura mucho peor que los niños y los adultos. La clave está en su inmadurez cerebral, unida a su tamaño pequeño y a sus proporciones corporales. Todo ello hace que esa regulación resulte ineficaz. Es muy habitual tender a abrigarlos en exceso para que no pasen frío, pero es un error. “Como norma general en los más pequeños, solemos aconsejar que tengan una prenda más de las que llevamos nosotros, siendo preferible varias finas a una muy gruesa. Las prendas deben ser de algodón, pues transpiran y compensan bien los cambios de temperatura”, detalla el Dr. Feliu. Con respecto al calor, hay que fijarse en si el bebé tiene los mofletes colorados o si tiene sudor en la nuca. En ese caso, hay que desabrigarlo. Para que el bebé esté confortable en relación a la temperatura el experto da cuatro consejos: “No sobreabrigar y evitar las corrientes de aire directo, los cambios bruscos de temperatura y la exposición a temperaturas extremas”.

¿Cuándo llora por incomodidad?

Algunos bebés son muy sensibles al pañal sucio y otros lo toleran bastante bien. Este tipo de llanto se produce por incomodidad y es muy similar al que presentan cuando les molesta una prenda de ropa. Dejarán de llorar sin más en cuanto se les cambie el pañal o se retire el atuendo que no les resulta agradable. Otros no se inmutarán aunque tengan caca en el pañal y será el olfato el que te lo haga saber.

¿Desde qué mes lloran si su madre se aleja?

Aunque en las primeras semanas de vida no tienen la visión perfeccionada, los bebés ya reconocen a sus madres en el segundo mes de vida. Es el momento en que aparece lo que llamamos la sonrisa social, una preciosa manera de relacionarse con el entorno. Solo un mes más tarde, al tercer mes de vida, “extrañan a su madre y lloran cuando se aleja y sale de la habitación. Es un miedo natural y normal en el desarrollo”, apunta el Dr. César Feliu. Los bebés suelen ser muy sociables hasta que aparece la 'angustia por la separación'. Entonces les cuesta irse con personas que no conocen y lo expresan llorando. Así lo explica el pediatra: “Con los extraños no suelen tener problemas durante los primeros meses de vida, pero a partir del séptimo u octavo mes aparece el recelo o miedo hacia ellos; esta fase puede durar hasta los 18-24 meses  y es normal en el desarrollo de cualquier bebé”.

Lee también: Consejos "pro" para entender el llanto de los bebés

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.