Mujer embarazada tomando vitaminas

¿Qué vitaminas necesitas en el embarazo?

Si buscas quedarte embarazada o si ya lo estás, hay una serie de vitaminas imprescindibles que ayudan a que todo vaya bien. Para llegar al nivel que necesitas en la gestación deberás tomar suplementos. ¿Sabes cuáles son y cuándo empezar con ellos?

by Terry Gragera

El embarazo no es una enfermedad, pero sí requiere de unos cuidados muy especiales. Debes vigilar tu alimentación y los aportes de vitaminas y minerales que en estos nueve meses son distintos. Se trata de asegurar que ni a tu bebé ni a ti os falta lo imprescindible para que él se desarrolle bien y tú no sufras complicaciones. Estas son las vitaminas que necesitas tomar en el embarazo.

Lee también: Por qué todas las mujeres deberían tomar folatos

Ácido fólico: antes y durante el embarazo

El déficit de ácido fólico puede causar defectos en el sistema nervioso central del feto, por eso es importantísimo garantizar que se llega a los niveles requeridos en la gestación. Con niveles adecuados de ácido fólico en el embarazo se pueden prevenir hasta un 70% de los defectos en el tubo neural, la estructura en el embrión del futuro cerebro y la médula espinal. Cuando el ácido fólico no llega a los mínimos requeridos, el bebé puede desarrollar problemas como la espina bífida.    

Desde cuándo tomar ácido fólico

“Actualmente recomendamos que todas las mujeres tomen suplementos con ácido fólico antes y durante el embarazo”, explica el Dr. Rodrigo Bahamondes, especialista en Endocrionología de Vithas Las Palmas. Así, habría que empezar a tomarlos “unos tres meses antes de la búsqueda de la gestación”, aclara el especialista. Es la manera de asegurar que la madre cuenta con niveles adecuados de ácido fólico en las primeras semanas de embarazo que es justamente cuando se forman esas estructuras tan vitales en el feto. Si la mujer espera a tomar ácido fólico cuando confirma el embarazo, habrán pasado unas semanas muy importantes en que el embrión se ha ido desarrollando sin ese aporte. Por lo tanto: tres meses antes de empezar a buscar el embarazo, la mujer debe comenzar con suplementos de ácido fólico.

Cuánto ácido fólico es necesario en el embarazo

La dosis de ácido fólico durante la gestación varía de una mujer a otra. “Oscila entre los 400 y los 600 microgramos al día. Sin embargo, esta dosis puede ser superior en algunas pacientes, como en los embarazos de gemelos, en aquellas que padecen diabetes tipo 1 o 2 y también si la embarazada tiene tratamiento para la epilepsia o presenta antecedentes personales o familiares de defectos del tubo neural”, aclara el endocrinólogo de Vithas Las Palmas.

¿El padre debe tomar ácido fólico?

Además de pautárselo a la mujer antes del embarazo, hay médicos que aconsejan al padre tomar ácido fólico preconcepcional. “Algunos estudios han demostrado que el consumo de suplementos de ácido fólico y zinc en hombres que presentan una alteración de la espermatogénesis puede beneficiar a la producción de semen”, explica el experto, “aun así, todavía, no es extrapolable a la población en general, ya que solo podría ayudar a los hombres con esta alteración específica”.

Hierro y calcio: ¿cuándo son necesarios?

Algunas embarazadas presentan anemia y/o ferropenia (disminución de hierro en el organismo), es en esos casos cuando se receta un suplemento de hierro. Estos fármacos pueden ocasionar estreñimiento, una alteración ya de por sí presente en el embarazo; si fuera así, conviene consultar con el especialista para valorar el problema. Con respecto al calcio, se prescriben suplementos “cuando la embarazada no consume 1.000 miligramos de calcio diarios en su dieta”, apunta el Dr. Bahamondes. “De todos modos, si una paciente realiza una dieta variada, con 3-4 raciones de lácteos al día, que corresponde a la cantidad pautada de calcio, no tendría necesidad de tomar estos suplementos”, subraya. “Aun así, algunas veces, para asegurar la ingesta de estos micronutrientes, se pueden indicar en forma de complejos multivitamínicos”, comenta.

Yodo para asegurar la función del tiroides

Los niveles de yodo en la embarazada suelen estar por debajo de lo deseable. “Por eso sugerimos una toma diaria de aproximadamente 150 mg de este mineral”, destaca el endocrinólogo. Se trata de una medida que ha mostrado su beneficio durante la gestación “porque evita la aparición de alteraciones de la función tiroidea tanto en la madre como en el embrión”, señala. Los niveles de yodo del bebé en formación dependen en exclusiva de los niveles de yodo de su madre. Cuando hay un déficit severo, hay más riesgo de aborto y puede verse afectado el desarrollo neuropsicológico del niño.

Y ácidos grasos para evitar el parto prematuro

Uno de los micronutrientes que se han incorporado en los últimos años al conjunto de suplementos recomendados para embarazadas es el DHA (ácido docosahexaenoico). “Tanto ginecólogos como endocrinólogos recomendamos que las embarazadas ingieran suplementos de ácido graso esencial (DHA) en dosis de 200 mg al día”, confirma el experto. “Una carencia significativa de ácido graso esencial (DHA) podría llegar a provocar un parto prematuro”, advierte.

Los suplementos: ¿uno a uno o en multivitamínicos?

Todos estos suplementos farmacológicos pueden tomarse por separado o en complejos multivitamínicos. Cada fórmula tiene ventajas e inconvenientes: “Es más cómodo para la pacientes que todo vaya en un solo comprimido; además, facilita su ingesta. Los suplementos multivitamínicos habitualmente contienen muchas otras vitaminas y minerales (como la A, B1, B12, E…), pero de momento no hay suficiente evidencia científica que demuestre que sea necesario consumirlos durante todo el embarazo”, explica el Dr. Rodrigo Bahamondes. En este sentido, sigue siempre la recomendación de tu médico.

Lee también: Tomar ácido fólico durante el embarazo contribuye a mejorar la resiliencia de los niños

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.