Niño con mascarilla y con su gel hidroalcohólico

Consejos para preparar a los niños ante una PCR

Muchos tendrán que someterse a esta prueba por primera vez, y puede que les toque en el propio colegio. Os explicamos todo lo que debéis tener en cuenta

by Ana Caaveiro

Las PCR se han convertido en una prueba fundamental a la hora de detectar los casos de contagio por coronavirus. También en el ámbito educativo. En la vuelta al cole, su realización a profesores y a los alumnos se ha tornado como una importante medida de seguridad para saber si tienen Covid-19. Sin embargo, es lógico que a muchos padres les surjan dudas sobre sus condiciones, preguntándose si es necesario que antes den su consentimiento, si pueden acompañarles durante el proceso... Y cómo prepararles para esta experiencias, que, en muchos casos, será nueva. Por ello, os contamos todo lo que debéis tener en cuenta, tanto desde el punto de vista legal como a la hora de explicar a los niños de qué se trata.

Lee también: ¿Cómo funcionan los test de diagnóstico de la covid-19 y de anticuerpos?

Hacer una PCR en el colegio es legal, pero se debe contar con el consentimiento previo de los padres

María José Solano, responsable del Departamento de Sucesiones, Patrmonio y Familia de 'dPG Legal' nos explica que "legalmente sí se pueden realizar estas pruebas en los centros educativos, siempre y cuando se les informe previamente para obtener su consentimiento”.

Además, "las cuestiones médicas forman parte de la patria potestad; la cual, aún en caso de divorcio, pertenece a ambos padres". Por lo tanto, debe informarse a ambos progenitores previamente en qué consiste la prueba y qué consecuencias puede tener. "La ley 42/2002, de 14 de noviembre, recoge el derecho a la intimidad de la información relativa a la salud de las personas, y a su participación en la toma de decisiones. La misma contempla que todos los menores tienen derecho a decidir. Ante la falta de capacidad de los niños menores de 12 años, los padres o tutores legales ostentan tal responsabilidad. Asimismo, contempla el derecho a la intimidad de la información clínica, que consiste en respetar la confidencialidad de los datos del paciente".

Lee también: ¿Cómo debe ser la vuelta al cole de niños con problemas crónicos?

Antes de la prueba, hay que explicarles en qué consiste

"Tenemos que hacerlo diciéndoles la verdad. Si les aseguramos que no les va a doler, van con esa expectativa, y al final, lo sufren mucho más", asegura la psicóloga Sonia Martínez, directora de los centros 'Crece bien'. Por tanto, hay que "prepararles antes, y comentarles que no es doloroso, sino incómodo. Les podemos poner como ejemplo que es una situación similar a la que se da cuando tienen una piedra dentro de la zapatilla: no les dolerá, pero será molesto".

Asimismo, les contaremos que "el médico, que es un experto, le va a poner un palito por la nariz, como si estuviesen buscando un tesoro, y con ese palito rastreador va a encontrarlo".

La experta afirma que los niños entienden mejor las cosas cuando existe un motivo, así que debemos de explicarles, con naturalidad, que esto servirá para comprobar si están bien. En caso contrario, no tienen de qué preocuparse: el médico les dirá qué es lo que tienen que hacer. Como si tuvieran un catarro.

La psicóloga también recomienda que se les hable de los aspectos que rodean a la prueba. "Ellos notarán que los médicos no se acercan, que guardan la distancia... ya que, al tratarse de un posible infectado, deben seguir un protocolo que puede impresionarles. Así que debemos mencionarles que será como en el colegio, y que los doctores, forrados de plástico (como si fuesen astronautas), van a darles unas instrucciones".

Antes de que tenga lugar la prueba, con los más pequeños, incluso podemos 'ensayarlo' en casa. "Tenemos que plantearlo como un juego. Mientras les hacen la PCR tendrán que estar quietos, como estatuas. Por lo que, algún día, en casa, podemos tocar palmas, mientras nos movemos, y cuando paren, deberán interrumpir su movimiento. Eso será lo que tendrán que hacer cuando estén con el médico".

Una vez ellos sepan qué es lo que va a pasar, van a estar mucho más tranquilos y confiarán en nosotros.

Lee también: Cuentos infantiles gratuitos para explicar a los niños qué es el coronavirus

¿Puedo acompañar a mi hijo en la PCR?

Es un derecho de los niños que sus progenitores estén en este tipo de procedimientos, por lo que los padres pueden pedir estar presentes cuando vayan a hacerle la prueba. María José Solano destaca que "el artículo 43 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, reconoce el derecho al respeto de la personalidad, dignidad e intimidad del paciente; mientras que el artículo 41 de la Ley 6/1995, de 28 de marzo, de Garantías de los Derechos de la Infancia y la Adolescencia de la Comunidad de Madrid garantiza el derecho de acceso, donde siempre que sea posible los menores deben ser acompañado de sus padres".

Aunque estar acompañados de sus padres durante la prueba puede servirles de un gran apoyo, la psicóloga Sonia Martínez nos comenta, que, pese a lo que se suele pensar, "a veces es mejor que no pasen". En muchas ocasiones, aclara, "se portan mejor cuando no tienen a sus padres cerca. Están más alerta y más pendientes de hacerlo bien que de pensar si les va a doler o no. Además, se van a sentir muy mayores si se lo planteamos como un reto". No obstante, resalta que, si al pequeño le da mucho miedo, no pasa nada por estar a su lado.

En este último supuesto, será primordial distraer al niño de la prueba. Hemos de hablarles de cosas que les gustan y les fascinan: un cuento, un juego... De este modo, se les pasará mucho más rápido.

Si lo hacen bien, les daremos una recompensa que no sea material

"Después se les puede recompensar, y que sea el propio niño quien elija el cómo. No hace falta que sean cosas materiales. Por ejemplo, puede ser jugando a su juego favorito, viendo los dibujos que más le gustan...".

Con esto hemos de tener mucho cuidado, porque lo que menos buscamos es acostumbrarles a que, por cada cosa que hacen, se les va a dar algo material. Debe tratarse de una recompensa personal, como nosotros mismos hacemos después de haber puesto mucho esfuerzo.

Lee también: ¿Por qué es peligroso 'etiquetar' a los niños?

Las consecuencias de negarse a realizarse la prueba

María José Solano expone que oponerse a que el niño se someta a una PCR, podría acarrear sanciones administrativas. "La ley 33/2011, del 4 de otubre, General de Salud Pública, establece una serie de multas, dado que la negativa a hacer las pruebas o a autorizar la realización de la prueba a sus hijos menores podría ser constitutivo de una infracción grave o muy grave, y en su caso se podría recabar la autorización judicial para realizarlas". El factor determinante en caso de infringir la ley en este caso se basa en que, al no realizarse la prueba PCR, el menor no sabrá si está infectado o no y, por consiguiente, tampoco se podrá saber si el resto de sus compañeros están en riesgo o no.

¿Cuál es el protocolo si un niño da positivo en el colegio?

En caso de que alguna de las pruebas dé positivo:

  • El centro educativo debe informar a los padres del menor infectado, y activar el protocolo para evitar que se propague el virus.
  • Después, los padres del alumno contagiado deben avisar a su centro de salud para saber cómo proceder, pero, sobre todo, deben poner a su hijo en aislamiento para evitar contagiar a sus compañeros.
  • El colegio, por su parte, tendrá que informar al resto de estudiantes del positivo para iniciar la cuarentena si procede. También hay que tener en cuenta que, dado que se trata de información privada, el centro escolar no podrá revelar datos personales del alumno positivo, como su identidad.

Lee también: 'Homeschooling', cuando el colegio está en casa

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.