Niña leyendo un libro con su padre

'Homeschooling', cuando el colegio está en casa

Dada la situación sanitaria actual, se está hablando mucho de la opción de educar a los niños en casa. ¿Es legal hacerlo? ¿En qué consiste? Te contamos todos los detalles

by Ana Caaveiro

Septiembre es el mes de la vuelta al cole, y estas semanas, millones de alumnos regresan a las aulas, después de permanecer meses en casa. Dada la situación sanitaria actual, es lógico que muchas familias tengan miedo al contagio, y también incertidumbre por la evolución de la pandemia. Así que por estos mismos motivos, algunas se habrán planteado la opción del homeschooling o lo que es lo mismo: la educación en casa.

¿Qué es homeschooling?

Alejandro Muñoz, vicepresidente de la 'Asociación por la Libre Educación' nos explica que el término homeschooling, educación en casa, engloba diversos tipos de educación. "Se puede seguir un programa similar al que se imparte en un colegio tradicional (con asignaturas y demás), y en el otro extremo, se situaría el unschooling. En este último, los niños aprenden por su motivación intrínseca a hacerlo". Es decir, que los pequeños aprenden lo que les interesa, y "los adultos van a acompañarles en ese aprendizaje, poniendo a su disposición todo los materiales que requieran en ese momento. Por ejemplo, llevándoles a una biblioteca, viendo documentales…".

"Cada familia elige lo que va a ser más conveniente para sus hijos e hijas",  añade. "Hay personas que se decantan por un sistema mixto, entre la motivación intrínseca y algo programado". En algunos casos, aquellos que quieren una educación reglada contratan a profesores para impartir clases en el hogar. Pero no es lo habitual. Normalmente, son los propios padres quienes acompañan a sus hijos en ese aprendizaje. "Cuando no obligamos a aprender una cosa, muestran más libremente su curiosidad y su interés por aprender", detalla Alejandro Muñoz. Los padres deben estar muy atentos y siempre pendientes de lo que llama la atención de sus hijos. No hay período de vacaciones, "tienen interés por aprender en cualquier momento".

Lee también: Cómo motivar a los niños a estudiar en casa

¿Es legal?

No es legal ni ilegal. No hay ninguna ley que lo prohíba, pero tampoco ninguna ley que lo permita. Alejandro Muñoz lo define como una "situación de alegalidad".

Se plantea aquí un conflicto entre lo que estipula la Constitución y la Ley Orgánica de Educación. La Constitución, en su artículo 27, estipula que, entre los derechos y libertades fundamentales, está que "todos tienen el derecho a la educación", y que "se reconoce la libertad de enseñanza", y que "la enseñanza básica es obligatoria y gratuita". Pero no habla, literalmente, de escolarización.

En cambio,  en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, sí se habla en todo momento de que la escolarización es obligatoria, resaltando que "corresponde a las Administraciones educativas garantizar la escolarización, regular y asegurar la participación de los padres o tutores en las decisiones que afecten a la escolarización y a los procesos educativos de este alumnado". La educación obligatoria en nuestro país abarca desde los 6 hasta los 16 años.

En resumen, no existe un marco legal en el que la educación en casa pueda ampararse. Según Alejandro Muñoz, "lo que realmente intentamos es ampliar el abanico de posibilidades, democratizar la educación. Que la educación se adapte al niño y no al revés, que el niño se tenga que adaptar a la educación", afirma.

Asegura que "no están en contra de la escuela tradicional, cumple un papel fundamental dentro de la sociedad, y es útil para una mayoría de niños, pero hay otros que no se adaptan a este sistema, por lo que procuramos ampliar este marco legal para que los niños que no se adapten a este sistema, o que los padres que contemplen otra forma de educación, puedan tenerlo".

Los riesgos del absentismo escolar

Si el niño no va al colegio, podrá activarse el protocolo de absentismo escolar. Es decir, que los Servicios Sociales de cada región van a seguir esos casos, así que tendrían que estar preparados para una hipotética investigación. Tal y como detalla la abogada Laura Mascaró, "se ha de ser consciente de que ni las autoridades educativas ni las diferentes administraciones competentes van a poner facilidades para el homeschooling. Las familias que decidan desescolarizar o no escolarizar deben saber a lo que se exponen: cabe la posibilidad de que no tengan ningún problema a nivel legal. Pero cabe también la posibilidad de que los Servicios Sociales se interesen por la situación pueso que la falta de escolarización de un menor se considera causa de riesgo de desamparo".

Y es que no sólo hay tener en cuenta lo que dice la Constitución o la Ley Orgánica de Educación, sino el Código Penal, que en su Artículo 226 estipula que "el que dejare de cumplir los deberes de asistencia inherentes a la patria potestad será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses". Y, entre estos deberes, está "velar (por los hijos), educarlos y procurarles una formación integral".

Sin embargo, según expone el abogado penalista José María de Pablo, "la jurisprudencia exige, además, dos requisitos: que el incumplimiento sea grave (inasistencia en el ámbito familiar) y que sea patente y duradero en el tiempo, no esporádico ni ocasional".

Por tanto, servicios sociales podría presentar el caso a la Fiscalía de Menores, ante lo cual, si la familia no refleja el convencimiento de que el homeschooling no es abandono ni desamparo, sí podrá incurrirse en una pena de prisión o multa, que no son penas excesivamente elevadas, pero la principal consecuencia negativa sería la privación de la patria potestadque en la práctica no se da. Si se obtiene una sentencia desfavorable, se opta por la reescolarización.

Lee también: Si no llevo a mi hijo al colegio, ¿cometo un delito?

Niña haciendo los deberes con su padreVER GALERÍA

Adaptación a la escuela

La asociación estima que entre 4.000 y 8.000 familias en nuestro país han elegido la educación en casa. Pero, ¿qué ocurre si alguno de ellos quiere volver al sistema de escolarización? ¿Podría hacerlo?

  • Si estás dentro del período de escolarización obligatoria, entre los 6 y los 16 años, y te quieres incorporar al sistema de escolarización, lo harías en el curso que te tocase. Cada región tiene su propio procedimiento para ello.
  • Otra opción es que, si ya ha pasado el período de escolarización obligatoria, podría presentarse a los exámenes de Educación Secundaria por libre, pero tendría que hacerlo a los 18 años (en vez de a los 16 años, edad con la que se finaliza el último curso de Educación Secundaria Obligatoria).
  • Para acceder a un Ciclo Formativo de Formación Profesional de Grado Medio, tendrían que realizar las pruebas de acceso a los 17 años, y a las de Grado Superior, a los 19.
  • En cuanto a la Universidad, si no se ha cursado ESO y Bachillerato, tendrían que esperar hasta los 25 años, y ya presentarse a las pruebas de acceso.

Alejandro Muñoz asegura que han conocido casos de chicos que después se han incorporado al sistema educativo "y no les ha resultado más complicado. Se adaptan rápidamente y tienen esos conocimientos ya adquiridos. Incluso en algunas materias están más avanzados, y en otras menos".

Además, cuando los niños se deciden a ir al colegio, "tienen muy claro por qué lo hacen y el camino que quieren seguir. Quizá es más sencillo cuando tienes una edad en la que puedes decidir tú determinar esa vía".

Lee también: ¿Cómo puedo elegir el mejor colegio para mi hijo?

Las consecuencias negativas de no ir a la escuela

Alejandro Muñoz resalta que, gracias al homeschooling, los niños tienen una educación individualizada, ya que, al fin y al cabo, "se basa absolutamente en las necesidades de los niños en cada momento". Sin embargo, ¿cuáles pueden ser sus inconvenientes?

El colegio cumple una función muy importante, dado que el niño no sólo aprende materias, sino que desarrolla sus habilidades emocionales y sociales, que son fundamentales. Entre las desventajas se enumeran:

  • Dependencia de un adulto en el proceso de aprendizaje o que dependa de la adaptación de los contenidos a sus características.
  • Falta de autonomía a la hora de tomar decisiones, resolver un conflicto. No poder pedir ayuda a un adulto o compañero que no conoce.
  • No conocen el trabajo en equipo. En un equipo, sus miembros aportan puntos de vista diferentes a los suyos, favoreciendo que entiendan diferentes caracteres. 
  • Poca tolerancia a la frustración cuando las cosas no son como quieren o esperan, ya que en la escuela todo cambia, y los tiempos, compañeros o profesores están marcados.
  • Falta de flexibilidad, puesto que no sabría cómo adaptarse a profesores, horarios…
  • No hay socialización. En el colegio, los niños pasan muchas horas relacionándose con otros iguales, con los que tienen que llegar a acuerdos, negociar, calmarse, resolver un problema... 

La psicóloga Sonia Martínez, directora de los Centros Crece Bien, apunta que los temas de socialización deberían compensarse entonces con actividades extraescolares, por ejemplo, algo que Alejandro Muñoz asegura que hacen, así como quedadas o reuniones, una vez cada semana o cada 15 días con otros niños que hacen educación en casa. "Vivimos dentro de la sociedad. Así que pueden también hacer amigos en el mismo edificio donde viven", recalcan.

Lee: ¿Por qué es necesario que los niños vuelvan al cole a pesar del coronavirus?

¿Una alternativa en tiempos de pandemia?

Alejandro Muñoz es consciente de que hay más gente que está optando por homeschooling por la situación actual. "Por motivos de salud, por miedo al contagio, o a las medidas sanitarias que se han tomado. Nosotros los comprendemos y apoyamos e intentamos dar información, la que podamos porque esta es una situación muy novedosa. Pero realmente no es nuestra filosofía es distinta, nosotros optamos por ello independientemente de la situación externa". En definitiva, porque consideran que es la mejor educación para sus pequeños. 

Lee también: Todo lo que tienes que saber para educar a tus hijos en la disciplina positiva

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.