Bebé llorando en brazos de su madre

¿Es disquecia o estreñimiento? Aprende a distinguirlos

Hacen que tu bebé esté irritable, que no pare de llorar... y es tan fácil confundirlas que a la disquecia del lactante se le conoce como 'falso estreñimiento'. Pero en realidad no tienen nada que ver

by Ana Caaveiro

En cuanto un bebé llora, es lógico que los padres se apresuren a intentar averiguar cuál es el motivo de su llanto. Lo primero que se preguntarán es si tiene algún problema de salud, si serán ganas de comer... Y si los progenitores notan que está especialmente irritable antes de la deposición y le cuesta expulsar las heces, automáticamente lo interpretarán como un problema de estreñimiento. Cuando no siempre es así. Cabe la posibilidad de que sufra lo que se conoce como 'disquecia' o 'disquecia del lactante', un trastorno benigno del aparato digestivo bastante frecuente en los niños durante sus primeros meses de vida. Te explicamos por qué aparece y cuáles son sus síntomas.

Lee también: ¿Qué alimentos estriñen a los niños?

¿Qué es la disquecia del lactante?

El doctor Fernando Baixauli, pediatra de Vithas Castellón y Vithas Valencia Consuelo y VIthas Valencia 9 de Octubre, nos explica que, "tal y como viene recogido en los ‘criterios Roma IV’ que agrupan los trastornos funcionales gastrointestinales del lactante, es un trastorno benigno y funcional del aparato digestivo del lactante, junto con otros cuadros como el cólico del lactante, la rumiación o los vómitos cíclicos".

En definitiva, una dificultad para realizar deposiciones con normalidad, y que "es propia del recién nacido y de los pequeños hasta los 4-6 meses de edad". 

Lee también: ¿Qué cuidados necesitan los recién nacidos?

Cuáles son sus causas 

La disquecia se produce "debido a una falta de madurez del aparato digestivo del lactante, existiendo un fallo en la coordinación entre el incremento de presión intraabdominal y la relajación del suelo pélvico". Dicho de otra forma, "cuando se inicia el proceso de evacuación de las heces por el aumento de la presión intraabdominal, el esfínter anal permanece cerrado por falta de coordinación. Lo que imposibilita la expulsión de las heces, y produce distensión abdominal y dolor, al provocar un peristaltismo de lucha" (obstrucción intestinal).

Lee también: Si tu bebé tiene dificultad para expulsar gases, toma nota de estos consejos

Señales que indican que es disquecia

El doctor Baixauli nos detalla algunos de los signos que indican que el pequeño sufre disquecia:

  • Dificultad para hacer caca.
  • Crisis de irritabilidad y llanto inconsolable en períodos de 10-20 minutos.
  • Enrojecimiento facial.
  • Empuñamiento de manos y flexión de piernas.
  • Intentos de defecar varias veces al día, que habitualmente finaliza tras la evacuación de heces blandas.

Cómo distinguir entre disquecia y estreñimiento

Es muy sencillo confundir la disquecia con el estreñimiento. Tanto es así que a la primera se le conoce popularmente como 'falso estreñimiento'. No obstante, el médico resalta que resulta fundamental distinguirla de este problema, pero también del cólico del lactante. 

  • En el estreñimiento, nos encontraremos heces duras y secas, que cuesta que progresen por el tubo digestivo. Es característico que no hagan caca durante días, y al final, cuando lo hacen, les produce irritación y dolor. Por el contrario, en la disquecia, las heces son blandas o semilíquidas. 
  • El cólico del lactante, por su parte, no está relacionado con las deposiciones, y habitualmente cumple ‘la regla del 3’. Es decir, comienzan a partir de la tercera semana de vida, provocan más de tres horas al día de llanto e irritabilidad, y duran, aproximadamente, hasta el tercer mes de vida. Por otro lado, los bebés con disquecia suelen estar irritables durante unos 10-20 minutos.

Lee también: ¿Cuáles son las causas del 'cólico del lactante'?

Consejos para alivar este trastorno funcional y pasajero

"Lo primero que debemos hacer es tranquilizar a los padres comentando que se trata sólo de un trastorno funcional y pasajero", resalta el médico.

No obstante, señala una serie de consejos con los que podemos ayudar al bebé:

  • Realizar masajes circulares en el abdomen, y la flexo-extensión de sus piernas. Puesto que esta maniobra aumentará la presión en la zona ano-rectal, y facilitará la apertura anal.
  • Dar el pecho o el chupete. La succión nutritiva (dar el pecho durante el episodio) y la succión no nutritiva (chupete) propiciará que se calme.
  • Paciencia. Una buena dosis de paciencia porque, tal y como detalla el médico, "es muy común en el lactante. Todo pasará".

Por último, advierte que para los más pequeños "no estan indicados ni la estimulación ano-rectal ni el tratamiento con laxantes". Así que no deberán utilizarse para tratar la disquecia.

Lee también: Por qué la lactancia nocturna es beneficiosa para el sueño de los bebés

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.