Dos mellizos en el campo

Consejos para amamantar a gemelos o mellizos sin estresarte

Si para muchas madres la lactancia es un reto, para las madres de gemelos o mellizos puede serlo todavía más. Te explicamos todo lo que debes tener en cuenta

by Ana Caaveiro

La lactancia es fundamental para la salud y bienestar de los más pequeños. Los expertos coinciden en que no existe mejor alimento que la leche materna, puesto que todas las proteínas y los nutrientes que contiene son muy beneficiosas para ellos, tanto a corto como a largo plazo. Y por este mismo motivo la Organización Mundial de la Salud incluso aboga por mantener la lactancia hasta los dos años de edad.

Sin embargo, aunque no cabe duda de que dar el pecho supone una experiencia única para una madre, también puede convertirse en un auténtico reto, especialmente después de un parto múltiple. Tras haber dado a luz a mellizos o gemelos, muchas madres sienten estrés y confusión a la hora de afrontar esta nueva etapa.

Lee también: Descubre por qué es importante dar el pecho por la noche

Problemas a la hora de dar el pecho tras un parto múltiple

La matrona Pilar Olmedo nos explica algunos motivos por los que la lactancia después de partos múltiples resulta más complicada:

  • Demanda de una mayor cantidad de leche. Cuando son muy pequeños, no necesitan mucha cantidad de leche, pero a medida que crecen, la demanda aumentará, pudiendo suponer un problema. Así que es habitual que a partir de los cuatro meses se suplemente con leche de fórmula.
  • Dudas sobre cómo dar el pecho. Algunas mujeres se preguntan también si lo mejor es la lactancia por separado o a la vez, a lo que la experta indica que, siempre que sea posible, debe hacerse al mismo tiempo. De lo contrario, el trabajo será doble y más arduo.
  • Cada pecho produce una cantidad diferente de leche. Cada mama funciona de forma diferente (son dos glándulas distintas). Por tanto, no es extraño que uno proporcione más leche que otro, lo que puede ser confuso para la madre.  
  • Problemas de organización. La matrona también nos comenta que, generalmente, estos bebés suelen ser más pequeños, y por tanto, no tienen tanta fuerza y tiran menos, lo que se traduce en que la madre tarda más en dar el pecho. “Al principio, la demanda es frecuente y constante, lo que hace que la organización se torne fundamental. La tarea de la madre será exclusivamente ésta (dar el pecho), y no tendrá tiempo para más, por lo que necesita a una persona de apoyo que se ocupe del resto de tareas, desde cambiar pañales hasta quitar los gases”, afirma.

Lee también: Lactancia y coronavirus, ¿qué podemos hacer?

Consejos para conseguir que la lactancia sea todo un éxito

La lactancia materna es a demanda. Es decir, que cuanta más leche tomen los bebés, más leche producirá la madre. En el caso de trillizos, según se detalla desde Medela, las madres pueden producir alrededor de tres litros al día.

No obstante, si en un momento dado, la producción empieza a complicarse, Pilar Olmedo recomienda contar con la ayuda de un extractor: “La madre debe ponerse los bebés al pecho, a la vez si puede ser, y cuando acabe, tiene que usar el extractor para sacar lo que queda. Si repite esta acción en varias tomas, el pecho va a interpretar que necesita esa cantidad de leche. Poquito a poquito, logrará que se produzca en las próximas tomas”.

Mujer dando el pechoVER GALERÍA

Los expertos de Medela, por su parte, señalan que para este cometido, puede ser útil la utilización de un extractor doble que estimule la producción de oxitocina, la popularmente conocida como ‘hormona del amor’, que se libera con la succión del bebé, fomentando, en efecto, la producción de leche, pero también que los pechos drenen mejor.

Otra importante recomendación es la de alternar los pechos. Dado que una mama puede producir más que otra, lo idóneo es que vaya cambiando a los bebés de pecho en cada toma. Una práctica que, además, motivará que la producción de ambos pechos esté más equiparada. Y es que si uno de los pequeños tiene un mayor apetito, estimulará más la producción, favoreciendo, de este modo, que ambos pechos estén a la par.

Otros aspectos importantes a tener en cuenta son:

  • El agarre, el enganche y la postura tienen un destacado papel. “El bebé debe estar con el pezón entre el labio superior y la nariz, abriendo bien la boca, y cogiendo no sólo el pezón, también la aureola”, explica Pilar Olmedo.
    En cuanto a la postura, las posiciones que pueden resultar más cómodas son la del balón de rugby, colocando a los bebés debajo de cada uno de los brazos, o tumbándose, con ambos bebés recostados sobre su tripa.
  • También se puede sopesar la opción de hacerse con los cojines de lactancia para colocar a los bebés. De este modo, las madres liberarán tensión de la espalda y los hombros.
  • Creación de bancos de leche caseros. Puede ser interesante para ahorrar tiempo, ya que la leche extraída puede congelarse durante seis meses.  
  • Si la persona de apoyo va a dar al bebé un suplemento de leche de fórmula , debe hacerlo justo después de dar el pecho, con una jeringuilla o vaso, nunca un biberón para que los niños no se acostumbren a él y después rechacen el pecho de la madre.

Lee también: Dar el pecho también beneficia al medio ambiente

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.