mujer embarazada

Crece el interés por la vitrificación de óvulos tras el confinamiento, ¿en qué consiste?

Muchas mujeres deciden recurrir a la congelación para posponer la maternidad o intentar preservar sus opciones de ser madres

by Gtresonline

Hay muchas razones por las que una mujer puede decidir posponer su embarazo. Por tener otras prioridades, no haber encontrado una relación estable o estar en un momento de proyección profesional son algunas de las más comunes. Sin embargo, la tasa de embarazo cae con la edad, siendo especialmente acusada a partir de los 35 años. A esto se une, tal y como apuntan desde la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, la posible negativa por parte de la pareja, que dice no sentirse preparada. Esta realidad hace que muchas de ellas recurran a la vitrificación de óvulos, un proceso que permite 'alargar' la capacidad reproductiva.

Según informan desde Clínicas Eva, el confinamiento ha disparado las consultas y el interés sobre este procedimiento, así como la realización de tratamientos. La incertidumbre por las condiciones que regirán nuestro estilo de vida en los próximos tiempos así como la inestabilidad económica y laboral se han visto reflejadas en las cifras que manejan las clínicas de vitrificación y reproducción asistida. La doctora Fulvia Mancini, directora médica de las citadas clínicas, nos ayuda a resolver las principales dudas sobre en qué consiste la vitrificación y cómo es el proceso hasta la fecundación del óvulo.

-Quiero quedarme embarazada, ¿qué necesito saber para conocer si soy fértil?

En qué consiste la vitrificación de óvulos, paso a paso

El proceso comienza con una primera visita a la clínica de reproducción asistida para someterse a un estudio de fertilidad. Consiste en realizar un análisis de sangre tres días después de la llegada del periodo, lo que permite conocer el estado de la fertilidad y analizar la concentración de tres hormonas -la FSH, la LH y el estradiol- que informan de la reserva ovárica. Esto es, del número de óvulos y de su calidad. Además, se realiza una ecografía, que también muestra el potencial fértil de la mujer, basándose los folículos antrales. Obtenidos los resultados, el médico explica a la paciente el estado de su fertilidad y qué posibilidades de éxito tiene.

El siguiente paso es la estimulación ovárica, que consiste en la administración de medicación bajo supervisión y control médico para que maduren varios ovocitos y se liberen en un mismo ciclo. En el proceso natural de un ciclo menstrual femenino, se producen varios ovocitos pero solo madura uno, el dominante. Lo que se consigue con la medicación es que el resto de ovocitos que se producen en el ciclo también crezcan. La estimulación ovárica viene a durar unos 12 o 14 días.

- Todo lo que debes saber para cuidarte después de una cesárea

Es entonces cuando se procede a la punción, que se realiza en el quirófano y bajo sedación. Debe llevarse a cabo antes de que se produzca la ovulación, por lo que se examinan los folículos en el ovario hasta que tienen un diámetro aproximado de 16-18mm. Se administra la hormona hCG para desencadenar la ovulación. La intervención es ecoguiada y en ella se localizan los folículos, se punzan con una aguja de punción y se extrae el líquido folicular por aspiración. Este líquido folicular es llevado al laboratorio donde se capturan los ovocitos, son aislados y preparados para ser utilizados y finalmente congelados en un tanque de nitrógeno líquido en el laboratorio a -196 grados.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.