comedor-colegio

Nutrición infantil

De vuelta al comedor del colegio: claves para comenzar el nuevo curso de manera saludable

Con el regreso de los niños a las aulas, son muchos los padres que deciden apuntarlos al comedor escolar para que aprendan unos correctos hábitos de alimentación. Sin embargo, no debemos olvidar que la educación comienza en casa.

by hola.com

Estos días, los pequeños de la casa se despiden de las vacaciones de verano. Los niños y adolescentes de nuestro país regresan a las aulas para comenzar el nuevo curso, al que, poco a poco, se irán adaptando, y esta vuelta al cole significa para muchos volver, también, al comedor del colegio.

Apuntar a nuestros hijos al 'comedor del cole' es una opción que muchos padres contemplan, bien por falta de tiempo o porque consideran que se trata del lugar idóneo donde adquirir unos hábitos de alimentación saludables.

Sin embargo, tal y como apunta el doctor Luis López Tallaj, experto en medicina preventiva y autor del libro Come y crece, la verdadera educación alimentaria empieza en el propio hogar, y nos recuerda que la obesidad depende en “un 70% del estilo de vida y un 30% la herencia genética”.

- Lee: Cómo afrontar el sobrepeso de los más pequeños

Los niños aprenden en casa, pero también en el colegio

Según revelaba la pasada semana un estudio elaborado por la Fundación Gasol, casi el 35% de los niños y adolescentes españoles–de entre 8 y 16 años- sufre obesidad o sobrepeso. Un dato que ha levantado la voz de alarma, aumentando el debate sobre la forma que se alimentan los pequeños en nuestro país.

Aunque en muchas ocasiones, dar de comer a nuestros hijos puede resultar un quebradero de cabeza –sobre todo cuando se niegan a ingerir ciertos alimentos-, debemos recordar la importancia de enseñarles unos hábitos de vida saludables. Y para conseguirlo basta con “informarnos, estudiar y aplicar nociones básicas de nutrición a los menús en el hogar”, explica el doctor López Tallaj.

El comedor del colegio es también otro lugar muy importante. Por ello, resulta fundamental que, además de crear conciencia en nuestros hogares, difundamos este mensaje en los centros educativos. Los padres deben unirse a las autoridades sanitarias y escolares para crear unos menús escolares sanos, y de acuerdo a las necesidades de los alumnos.

- Lee: ¿Es bueno obligar a los niños a comer alimentos que no quieren?

En busca del menú ideal

¿Y cuál es la clave para crea el menú ideal? En opinión de Luis López Tallaj, el más completo estaría compuesto por todo aquello “que nos brinda la naturaleza en estado original. Nada procesado”.

Por esta razón, una de nuestras metas para el nuevo curso debe consistir en eliminar de nuestra cesta de la compra esos alimentos procesados que, en apariencia, son saludables, y de los que solemos abusar tanto en casa como en los colegios.

Ejemplo de ello son los zumos de frutas industriales, que contienen altos niveles de azúcar, o los snacks procesados, que elevan el índice glucémico, que mide la rapidez con la que los hidratos de carbono de un alimento pueden elevar el nivel de azúcar (glucosa) en la sangre. 

  • La base de la dieta ideal serán los productos de alto valor nutricional, con alimentos ricos en vitamina B12, esencial para producir los glóbulos rojos sanguíneos que transportan el oxígeno a los tejidos. Esta vitamina la podemos encontrar en huevos, aves como pollo o pavo, el pescado o la carne roja. Y a estos se pueden añadir, dependiendo de la edad del pequeño, los frutos secos.
  • Otro de los alimentos que recomienda el doctor López Tallaj son las espinacas. Si Popeye las tomaba, era por una buena razón. Y es que estas verduras, junto con la remolacha y el aguacate, son fuentes de folatos, los activos que participan en la creación de nuevas células y, por tanto, de tejido. Además, la espinaca es rica en vitamina B2, que participa en la formación del colágeno, el ‘pegamento’ natural de nuestro cuerpo. Dado que los pequeños están en pleno crecimiento, necesitan esta sustancia, que también nos pueden aportar las berenjenas, el salmón y el cordero.
  • Los champiñones, las setas, las sardinas, el atún, los mariscos y los crustáceos se convertirán también en nuestros aliados, puesto que contribuirán en el fortalecimiento de los huesos de nuestros hijos.
  • Tampoco podemos olvidarnos de la vitamina C, que tal y como especifica la Fundación Española de Corazón, es un potente antioxidante que protege las mucosas y nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares. La fundación aconseja que los niños deben ingerir entre 20-60 miligramos de vitamina C a diario, y esta vitamina se encuentra presente en muchas frutas… así que ya tenemos la excusa perfecta para preparar unas meriendas muy healthy que contengan naranja, mandarina, piña, kiwi, papaya o melón.

- Lee: Consejos de alimentación para la 'vuelta al cole'

¡Cuidado con los cumpleaños!

Los cumpleaños son, sin duda alguna, las fiestas más 'peligrosas' para los niños. Dada su apretada agenda social, rara es la semana que no tienen que acudir al 'cumple' de un amigo o que algún compañero lleva chucherías a clase para celebrar la ocasión. 

"Los dulces forman parte del ocio infantil y es difícil erradicarlos", admite Luis López Tallaj. Pero que sea complicado no significa que sea imposible. "Exiten harinas hechas de tubérculos que se pueden utilizar para cocinar postres, y azúcares naturales, como la derivada de la estevia, que podrían utilizarse sin el daño nocivo que tienen los cereales y los azúcares industriales". El objetivo es, en definitiva, lograr que nuestros platos sean más caseros y menos industriales. Sólo así conseguiremos que nuestros hijos aprendan a comer de forma saludable.