viajar-ninos

Viajar con niños

Todo lo que debes tener en cuenta si viajas con niños a países tropicales

Que los niños no puedan viajar a estos destinos es solo un mito. Pero lo cierto es que hay que tener en cuenta determinadas medidas de precaución antes, durante e, incluso, después del viaje.

by hola.com

Con motivo de la llegada de la temporada estival y, con ella, los viajes en familia, la Asociación Española de Pediatría (AEP) advierte sobre las condiciones sanitarias a tener en cuenta si viajas con niños a regiones tropicales. Países de África, Asia y América formarían parte de estas zonas con ciertos riesgos para la salud de los más pequeños.

Que no cunda el pánico si ya habías organizado unas vacaciones de estas características con tus hijos. No quiere decir que este tipo de escapada esté prohibida para los menores, pero las precauciones han de ser extremas.

El primer paso: planificar el viaje con suficiente antelación

Quizás debiéramos añadir un paso previo al primero, el paso ‘base’: informarnos sobre las condiciones de salubridad del país de destino. Es esencial saber a dónde vamos, qué enfermedades se podrían contraer y los riesgos de infecciones o epidemias que podrían existir en la zona. Sobre todo, porque no todas las vacunas necesarias para evitar algunas patologías se pueden administrar a un niño. Por ello, lo más recomendable sería acudir a un pediatra que solvente todas las dudas. Ahora sí: ‘hay que preparar el viaje con suficiente tiempo de antelación’.

Antes de viajar: tener el calendario de vacunas al día

Como hemos mencionado, para evitar contraer enfermedades son esenciales determinadas vacunas en función del lugar de destino. Ya sabemos que no todas son compatibles con el sistema inmunológico del niño. Sin embargo, es esencial que éste tenga puestas todas las vacunas correspondientes a su edad.  

Durante el viaje: algunos apuntes ‘básicos’

Aunque puedan parecer obviedades, factores tan básicos como estar hidratados, usar protector solar, repelente de mosquitos o tener a mano un botiquín son tareas que pueden jugar un papel crucial a la hora de proteger la salud de los más pequeños (y también de los mayores). Estas otras medidas, además, son básicas para el cuidado de la salud de todos:

hidratacion-ninosVER GALERÍA

  • Beber agua, mucha agua. Y por supuesto, embotellada. Ya sea para beber, cocinar, lavar alimentos o, incluso, lavarse los dientes es recomendable usar agua mineral. Si no es embotellada, hay que hervirla para purificarla. De esta manera no se alterará el equilibrio intestinal, acostumbrado a otro tipo de agua, y se reduce el riesgo de agentes patógenos.
     
  • Cuando calienta el sol… La protección solar es esencial aquí, allí y en todas partes. Ya sabemos los efectos negativos que puede causar una prolongada exposición al sol. Por eso, no solo hay que evitar las horas de más calor, sino también protegerse del mismo incluso cuando pensamos que no es necesario. ¿Cómo? Con una protección solar con un factor mínimo de 30 para adultos y, para los niños, uno con pantalla total, a ser posible, con filtros físicos, así como gorras, gafas de sol y ropa clara, que refleja la luz del sol y no la absorbe.
  • Imprescindible, un repelente de mosquitos. Además de seguir las medidas de prevención que indiquen los centros de vacunación internacional y el pediatra, es indispensable el uso de un repelente, aunque pensemos que no es necesario. Un simple repelente de mosquitos podría evitar el contagio de enfermedades tan graves como el paludismo.

    Además, se recomienda vestir con manga larga, pantalón largo y zapato cerrado, aunque las temperaturas sean altas. Si las prendas son de algodón, mucho mejor, pues al tratarse de una fibra natural, el cuerpo transpira con mayor facilidad.
     
  • Botiquín. Suficiente con un kit básico de ‘supervivencia’: termómetro, antiséptico para curar posibles heridas, tiritas, gasas, suero y analgésicos. Y, por supuesto, y tan importante como para dedicarles un apartado, repasamos: hidratación, protección solar y repelente de mosquitos.

Y después del viaje

Acabaron las vacaciones y ¡seguro que han sido todo un éxito! Sin embargo, haya o no indicios de problemas de salud, es recomendable una revisión pediátrica. La visita no ha de tener motivo alguno, basta con que el médico sepa dónde ha estado el niño.

Ahora sí, ya conoces todas las medidas a tener en cuenta a la hora de viajar con niños a un país tropical con total tranquilidad. ¡Buen viaje!