nino-estudiando

¿Tus hijos han sacado malas notas? Ayúdales a fortalecer su autoestima

En muchas ocasiones, unos malos resultados escolares no son siempre el resultado de la falta de esfuerzo

by Gtresonline

Hace apenas dos semanas comenzaban las ansiadas vacaciones de verano para los niños. Después de un año de esfuerzo y trabajo, llegaba el fin del curso escolar y con él uno de los momentos más esperados. Sin embargo, antes de poner rumbo a la playa o la piscina, los jóvenes estudiantes tenían que enfrentarse a un trago un tanto más amargo: las notas. Se trata del auténtico momento de la verdad, ya que de ellas dependerán en gran medida sus planes de diversión y descanso. Si han aprobado con buena nota tendrán por delante 2 meses de libertad para hacer lo que más les guste, pero si los resultados no han sido los esperados no tendrán más remedio que ponerse al día con lo que ello conlleva. Algo que puede ocasionarles un gran disgusto y que no es siempre el resultado de un mal trabajo durante el curso, un aspecto en el que el papel de los padres puede resultar de gran ayuda.

Reforzar la autoestima de los niños ante el fracaso escolar es fundamental para evitar un estancamiento en su educación, pero también en su desarrollo como persona. En muchas ocasiones, las malas notas no están relacionadas con la ausencia de esfuerzo o con dificultades en el aprendizaje, sino que esconden problemas en el área emocional, como un bajo concepto de sí mismos, que puede verse aún más dañado ante unos resultados negativos.

Lee: 'Ugly Dolls' y otros dibujos animados para ayudar a la autoestima de los más pequeños

madre-ninaVER GALERÍA

'Tips' para afrontar las malas notas

Sentirse incapaces de alcanzar una meta o el temor a una reprimenda (y castigo) por parte de sus progenitores puede provocarles un profundo daño que podemos solventar dándoles el cariño y la comprensión que merecen. Estos son algunos de los consejos que puedes seguir para que salgan reforzados de una situación adversa:

  • Evitar gritos y no dramatizar. Ante todo, no hay que perder la calma si los niños llegan a casa con varios suspensos puesto que de esta manera haremos que se asusten y no quieran hablar de lo sucedido o, incluso, que tengan tentaciones de esconder el boletín de notas. Mostrarse paciente y comprensivo puede ser de gran ayuda en estos casos.
  • Préstales la atención debida. Una comunicación abierta y fluida es muy importante en estos casos. Escucharles y tener en cuenta sus sentimientos e inquietudes hará que se sientan arropados en un momento tan complicado. La calidad del tiempo que los padres pasan con los hijos influye en gran medida en su autoestima por lo que atender debidamente sus necesidades emocionales hará que construyan una imagen más positiva de ellos mismos y que comprendan que todos los problemas tienen solución.
  • Indagar en las causas. Conocer los problemas que los han llevado a unos malos resultados ayudará a encontrar una solución más fácilmente. Identificar las dificultades por las que han atravesado durante el curso y preguntarles por qué creen que han sacado malas notas es de gran utilidad para determinar de qué manera actuar en el futuro.
  • Confecciona un plan de estudios junto a ellos. Establecer unos horarios de trabajo durante las vacaciones contribuirá a que profundicen en las materias suspensas y recuperen parte del tiempo perdido en el curso. No deben ser demasiado exigentes ni quitarles muchas horas, aunque sí es importante que sean motivadores para que no se desmoralicen y quieran abandonar rápidamente. Asimismo, puede resultar muy alentador si te sientas un rato junto a ellos y les explicas aquello que no entiendan. Si no te ves capacitado no te preocupes, también puedes recurrir a una academia o clases particulares varias veces por semana.