Ángela Aguilar hace frente a las críticas: ‘No hagas cosas buenas que parezcan malas’

La cantante habló como nunca de la responsabilidad de llevar el apellido Aguilar

Por Tania Galván

En medio del viaje familiar que los Aguilar disfrutan en París, hasta donde la familia se trasladó para celebrar los 21 años de Aneliz, hermana mayor de Ángela, se estrenó en Youtube la entrevista que la cantante concedió a Arturo Buenrostro en el Cheleando con las Estrellas, espacio en el que, como nunca, habló de cómo enfrenta las críticas. Después de denunciar el abuso a su privacidad que sufrió, luego de que se filtraran imágenes de ella y el músico Gussy Lau sin su consentimiento, la hija de Pepe Aguilar, hizo referencia a la otra polémica en la que se vio envuelta en los últimos días y que, aclaró, se trató de un mal entendido.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Además de la difusión de sus fotos, en las últimas semanas, Ángela fue señalada por tener un desplante con una persona de la tercera edad, una situación que la cantante desmintió, explicando quién es el señor a quien supuestamente no saludo a su llegada a un lugar: “¿Quieres saber quién es ese viejito? Yo conozco a ese viejito desde los dos años de edad, se llama Tito, él ha sido el chofer de la familia Aguilar toda la vida, o sea Tito me llevaba al doctor, a la escuela, al aeropuerto, a los shows, a mis clases de canto, Tito es mi familia más cercana”, explicó la cantante quien aseguró que, en ese momento, estaba muy concentrada en tener un accidente con los tacones que utilizó esta tarde.

VER GALERÍA

Ángela explicó que, no tenía intención de parecer grosera con Tito, pero su mascota, El Gordo, la distrajo: “El perro me estaba jalando, yo traía unos tacones de este tamaño que mi papá me dijo que no me pusiera y yo estaba enfocada a no caerme y todo mundo dijo que no saludé a Tito, cuando Tito fue el que me llevó al evento y Tito fue quien me recogió en mi casa. Yo sé cómo se vio, pero nada que ver”. Incluso, la cantante bromeó sobre las lecciones que aprendió tras este incidente: “Si te das cuenta, yo no estoy llevando al perro, el perro me está llevando a mí. De verdad a partir de eso entendí muchas cosas: la primera es hacerle caso a tus papás y no ponerte tacones tan altos; la otra cosa que entendí, es que al gordo lo tengo que traer cargando”, dijo.

Aunque nunca fue su intención hacerle un desplante a Tito, su chofer, Ángela tuvo la oportunidad de reflexionar tras esta ocasión: “Aprendí también que no haga cosas buenas que parezcan malas, de verdad le tengo un millón de aprecio a ese señor, porque me ha cuidado toda la vida y gracias a él llego sana y salva a mi casa cada noche, gracias a él me ha ayudado a muchas cosas, la gente no sabe y no tiene por qué saberlo”, explicó. La cantante también habló de la gran responsabilidad que tiene al llevar el apellido Aguilar: “Tengo que ser muy responsable en mis acciones y, como decimos en Tayahau, no tener cola que me pisen”, dijo.

VER GALERÍA

Los Aguilar le dicen adiós a París

Después de un par de semanas en París, los Aguilar se despidieron de la capital francesa con una imagen que Pepe publicó en su cuenta de Instagram donde escribió como descripción de una foto de la familia, con la Torre Eiffel de fondo: “¡Adiós París! Ahora vamos directo a la Feria de San Marcos del merito Aguascalientes, donde vienen los valientes con su gallo copetón”, escribió. Justamente, en esta entrevista de Ángela Aguilar, la cantante reveló que está muy interesada en llevar su música al Viejo Continente: “Me gustaría tener una gira por Europa, con Jaripeo, creo que la gente del mundo debería de conocer un poco más de lo bonito de México, porque a veces hay una mala interpretación de lo que es México, yo creo que el jaripeo es más allá que nosotros como artistas, los caballos, la banda, la charrería, todo eso, es mucho más grande”, dijo la cantante.