Álex Fernández y el especial guiño que hizo en memoria de Don Vicente Fernández sobre el escenario

El cantante utilizó uno de los trajes más preciados del Charro de Huentitán durante sus presentaciones en Guadalajara

Por Tania Galván

A sólo una semana del sensible fallecimiento de Don Vicente Fernández, su hijo y su nieto, Alejandro y Álex Fernández dieron lecciones de entereza al regresar a los escenarios en Guadalajara, en el lugar donde cantó por última vez El Charro de Huentitán. Como era de esperarse, las presentaciones de los Fernández estuvieron cargadas de nostalgia y de momentos conmovedores dedicados a la memoria del intérprete de Por tu maldito amor. Para tan importantes presentaciones, el nieto del cantante le hizo un guiño utilizando uno de los trajes de charro más espectaculares de Don Vicente Fernández para, de alguna manera, honrar su memoria sobre el escenario.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

A la salida de una de las tres presentaciones que el pasado fin de semana padre e hijo ofrecieron en Guadalajara, Álex Fernández habló con Ventaneando del especial significado que tenía su vestimenta que, aunque no le quedaba a la perfección, decidió no tocar el traje y lucirlo con el garbo con el que su abuelo portaba este atuendo: “Siempre con mi tata en el corazón. Es un traje de mi abuelo el que usé, por eso me quedaba como me quedaba, pero dije me vale: ‘Yo lo voy a llevar porque es de mi abuelo’”, contó el joven cantante quien admitió que usar ese tipo de vestimenta no es tan sencillo como parece: “Es un traje que es muy difícil de transportar”, explicó.

VER GALERÍA

El cantante también habló de la complejidad de llevar un atuendo como este, con accesorios con los que se debe tener mucho cuidado: “Es un traje pesadísimo, tiene los cuernos ahí -que casi maté a mi papá como tres veces- pero muy bien, muy padre poder estar todavía con mi abuelo que siempre va a estar con nosotros acompañándonos en las presentaciones”, detalló. Álex aprovechó esta entrevista para agradecer al público por las muestras de cariño para su familia tras la muerte de Don Vicente: “La gente ha estado siempre apoyándonos con todo su corazón, con todas sus oraciones, sus buenas vibras también, estamos muy agradecidos, obviamente el cariño siempre es reciproco”, comentó.

Sobre cómo está viviendo el duelo, Álex admitió que ha sido un proceso muy complicado que comenzó mucho antes de que Don Vicente partiera: “Está muy difícil la verdad, híjole, yo los primeros días no podía dejar de llorar, obviamente esto fue algo que fuimos viviendo desde antes, afortunadamente nos alcanzamos a despedir de mi abuelo bien, mientras estaba consciente y sí, los primeros días yo no paraba de llorar, después era y cuando lo veía, por ejemplo, cuando hicieron todo lo de la arena. Pero poco a poco como que te vas mentalizando y te vas haciendo a la idea de que ahora, siento yo, que mi abuelo está más conmigo que cuando estaba en el hospital”, detalló.

VER GALERÍA

El apoyo de la familia a Doña Cuquita

Como el resto de los Fernández, Álex está enfocado en cobijar a su abuelita, Doña Refugio Abarca, quien, tal cómo la vimos durante el funeral del cantante, no ha querido despegarse del amor de su vida y a pesar de los consejos de los suyos, decidió regresar al rancho Los 3 Potrillos, para estar cerca de los restos de su esposo: “Yo le dije, de lo primero que di mi opinión fue que ahorita no hay que dejar a mi abuela sola y menos dejarla que se vaya al rancho, estaba viviendo en un departamento, mientras estaba mi abuelo en el hospital, dije: ‘Que se quede ahí, lo peor que puede hacer es irse al rancho y hay que estar con ella 24/7, porque ahorita es cuando más nos necesita’ y no, mi abuela ahora sí, que tiene unos ovarios muy grandes y se quiso ir al rancho sí o sí, nadie le pudo decir que no y ahí está. Ella está en paz, porque fue un duelo muy difícil, pero lo vamos asimilando y entendiendo que ahorita está mejor de cómo estaba y ahora va a estar más con nosotros que cómo estaba antes”, contó el cantante quien, el próximo año debutará como papá de una niña a la que llamará Mía, una noticia que por fortuna pudo compartir con su tata.