Vicente Fernández y la razón por la cual nunca cantó en Bellas Artes

Años atrás, el Charro de Huentitán reveló qué fue lo que impidió la realización de esa grabación

Por Javier Garibay

El deceso de Vicente Fernández representa la partida de uno de los ídolos más grandes de la música ranchera en México. Con más de 300 canciones grabadas y poco más de un centenar de discos editados, la trascendencia de su legado ha cobrado relevancia con el paso de las generaciones. Por tal motivo, años atrás, y poco después de haber anunciado su retiro de los escenarios, el Charro de Huentitán recibió una de las invitaciones más esperadas por cualquier figura del ámbito artístico, la de cantar en el máximo recinto cultural del país, el Palacio de Bellas Artes. Sin embargo, ese acontecimiento no pudo ser posible, y fue el mismo Chente quien en su momento explicó las razones por las cuales no se llevó a cabo ese plan, a pesar de la disposición que las autoridades mostraron para que todo pudiera realizarse.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Con toda franqueza, don Vicente relató cómo fue el acercamiento que la entonces directora del Palacio de Bellas Artes tuvo con él, y la manera en la que le respondió tras escuchar los argumentos de la funcionaria, quien fue insistente en su invitación, aunque el cantante prefirió desistir de manera inmediata. “Me habló una señora… que es la directora del teatro de Bellas Artes y yo estaba en el rancho grabando y ya me dijo que era la directora, ya había anunciado el retiro, me dijo: ‘Usted no se puede ir sin cantar en Bellas Artes, tiene que cantar en Bellas Artes’. Le dije: ‘Señora, cuando yo quise me les hice muy poca cosa para pararme en un escenario porque era un cantante de ranchero, pararme en Bellas Artes’. Para mí, Bellas Artes y cualquier escenario es igual, lo que importa es el cariño y la presencia del público…”, dijo en una rueda de prensa realizada años atrás y retomada por el programa televisivo Ventaneando.

VER GALERÍA

Don Vicente expuso con claridad la manera en que aconteció esa charla telefónica, la cual concluyó de forma simpática y dejando clara solo una cosa: Chente cantaría para despedirse de sus fieles admiradores, pero no sería en el Palacio de Bellas Artes, sino en otro importante recinto. “‘No, pero tiene que venir’” (dijo la directora). A lo que Chente respondió: ‘Solo que me lleve amarrado, me siente ahí, me dé cuerda y cante, porque a mí no me interesa cantarle a la gente que va por la fuerza, por invitación…' que es muy diferente a como fue en el Estadio Azteca que se oía cada canción como si fuera un coro de 80 y tantas mil gentes…”, reveló. 

VER GALERÍA

El día que don Vicente imaginó su funeral

Si por algo se caracterizó Vicente Fernández fue por la apertura con la que habló de diversos temas públicamente, entre ellos el del día en que ocurriera su partida. Al saberse ídolo nacional, él entendió que su despedida sería un suceso sin precedentes, aunque habló sin reparo de cómo había imaginado el instante de su funeral. “Me gustaría que fuera, -el día que Dios me recoja-, que fuera normal. Yo hice una película que se llama Como México no hay dos, y es la historia de un ídolo y ahí yo vi mi sepelio y es igual al de Jorge (Negrete), Pedro (Infante), en película. Entonces yo les digo: ‘Ya viví mi sepelio en vida’. Yo sé que el cariño que me tiene mi pueblo me va a acompañar hasta el final…”, dijo en aquel encuentro con la prensa retomado por Ventaneando.

Entre otras cosas, el ídolo de la canción ranchera negó en alguna ocasión tenerle miedo a la muerte, asumiendo esta circunstancia como parte de un proceso humano. Eso sí, agradecido con la vida y con Dios, pues siempre se definió como un hombre de fe. “Yo creo mucho en Dios, no creo mucho en otras cosas. Del rayo no nos salvamos, pero de la raya, tampoco. Entonces el día que Dios quiera recogerme, pues yo estando bien (me voy) …”, dijo el cantante en entrevista con Mara Patricia Castañeda.

VER GALERÍA