homeluceromijares

Lucero cuenta la divertida anécdota del 'ritual' que hizo con Mijares

Contó que gracias a la complicidad de su exesposo el clima no arruinó su show

by Tania Galván

En su espacio de Youtube, Mucho que contar, Lucero recordó una divertida anécdota en la que contó con la complicidad de su exesposo, Manuel Mijares. A más de 10 años de divorcio, la pareja mantiene una relación de amistad y lindos recuerdos que crearon durante su matrimonio, como la que narró recientemente la cantante quien, reveló que previo al concierto que dio, en 1999 en la Plaza de Toros, con el que festejó sus 20 años de trayectoria, tuvo que recurrir a un ritual para evitar que lloviera durante su presentación. Guiada por las leyendas urbanas, la intérprete de Electricidad utilizó el jardín de su casa como escenario de este rito que le ayudó a hacer el papá de sus hijos: “Ese día, cuando me desperté en la mañana, a mediodía, lo primero que hice fue salir al jardín a clavar cuchillos; dicen que clavando cuchillos en la tierra no llueve”, explicó.

Lucero y Mijares durante su matrimonioVER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Como buena mujer prevenida y como no quería arriesgarse, hizo el ritual antes de que callera la primera gota: “Por ser el mes de junio era época de lluvias. Eso era lo que más nos preocupaba a todos en la producción porque un par de días antes, que ya habíamos empezado con el montaje del escenario, llovió muchísimo; fue una tormenta torrencial y tuvieron que resguardar y hacer casi un desmontaje porque aquello estaba muy complicado”, narró. Aunque esta práctica suele hacerse en el terreno donde se realizará el evento, Lucero y Mijares lo hicieron desde antes de salir de su hogar: “Yo dije: ‘Desde aquí voy a aprovechar, desde la casa voy a ir haciendo mi petición a Diosito para que no llueva’. Desde ahí empezamos a clavar cuchillos en el jardín de la casa, por si las moscas, funcionara o no. Manuel me ayudó”, recordó divertida.

Lucero y Mijares compartiendo el escenarioVER GALERÍA

Pero como dicta la creencia, al llegar a la Plaza de Toros hizo lo mismo, instante que le permitió darse cuenta cuántas personas de su staff estaban intentando que su show no se arruinara: “Llevé implementos punzocortantes para poderlos encajar. Lo que más ilusionó y enterneció, y me dio mucha emoción, fue ver que cuando yo llegué, empecé a buscar tras el escenario y había una zona donde se podía… había cientos de cuchillos y de tijeras, hasta alfileres y desarmadores clavados de todo el equipo, de todos los técnicos, de la gente involucrada en el show. Todos se dieron a la tarea de encajar objetos en el piso, en la tierra”, dijo. Al final parece que las peticiones fueron escuchadas y aquel día el cielo estuvo despejado: “Yo creo que eso fue lo que nos cumplió el deseo de que no lloviera; una sola gota no cayó”, finalizó.

Esta no es la primera ocasión que la cantante utiliza este espacio para compartir anécdotas con Mijares. Hace unas semanas contó cómo una frase con la que siempre se ligó su relación: “Hasta que se me hace Manuelito”. Según recordó que fue en 1995 cuando él la buscó para grabar el tema Cuatro Veces Amor, que Cupido los flechó: “Las cosas se ajustan, grabamos la canción juntos. De ahí la icónica frase donde yo le digo: ‘Hasta que se me hizo Manuelito’, porque al final pues él me había estado buscando para cantar la canción y yo no podía, y pues ni modo de decirle: ‘Hasta que se te hizo Manuelito’, pues no, estaba muy sangrón. Entonces le dije: ‘hasta que se me hizo a mi’”, comentó divertida.

Lucero y su hija Lucerito en una foto publicada en redes socialesVER GALERÍA

Pasan la cuarentena cercanos y al lado de sus hijos

Con esta anécdota Lucero dejó al descubierto la gran relación que tienen con Mijares desde que eran marido y mujer. Por el bienestar de sus dos hijos, la pareja ha dado lecciones de cordialidad al mantenerse muy cercanos. Hace unos meses, al inicio de la contingencia sanitaria, el cantante reveló que sus hijos han pasado el confinamiento con ambos, gracias a la cercanía de sus casas: “Con los dos, porque acuérdate que somos vecinos, entonces, de elevador a elevador hay 20 pasos nada más. De elevador a elevador se ponen su cubrebocas y su careta. Nosotros, tanto Lucero como yo, tenemos la fortuna de estar con ellos”, comentó en entrevista para el programa Ventaneando donde comentó que este tiempo lo han pasado muy unidos: “La convivencia ha sido padrísima”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.