Lucero sopla las velitas de su pastel rodeada del amor de su mamá y de su novio, Michel Kuri

por hola.com

Después de 45 años de sonrisas, lágrimas, alegrías, tristesas, experiencias, Lucero es feliz: “Sí y si tengo esa suerte, tengo que abrazar mi felicidad, preservarla y transmitirla, porque mi felicidad no es a costa de nadie”, nos reveló la cantante durante el entreñable reportaje que esta semana engalana la portada de ¡HOLA!.

La cantante irradia una luz que viene del alma, que mostró ayer (29 de agosto) durante su cumpleaños, en el que contó con la compañía su mamá, doña Lucero León y del “culpable”, en gran medida, de su plenitud: su novio, el empresario Michel Kuri.

A través de su cuenta de Twitter, la intérprete de “No supiste amar así” compartió con sus más de tres millones de seguidores el íntimo momento en el que sopló la velita de su pastel. En la imagen, se ve a la también actriz sonriente y lista para soplar, a su derecha, se ve a su mamá, preparando la cámara de sus celular y, de lado izquiero, su novio aplaudiendo.

“Y seguimos celebrando y yo soy la mujer más feliz del mundo! Gracias a la vida por tanto! Rodeada de amor, escribió la cantante como pie de foto.

LuceroVER GALERÍA

Horas antes, ante el sinfín de felicitaciones que sus seguidores le hicieron llegar, la cantante se tomó unos minutos para agradecer a sus fans todo el apoyo, el cariño y la fuerza que le proporcionan sus buenos deseos.

“Pasando un día inolvidable!!! No tengo como agradecer tanto amor y tanta alegría en esta fecha maravillosa!! Gracias a TODOS POR TANTO”, publicó la protagonista de “Por ella soy… Eva”.

Fiel a su espiritu protector, la cantante no reveló si sus hijos, José Manuel y Lucerito, la acompañaron durante este especial día, ya que es muy celosa de la íntimidad de sus pequeños a quienes llama “mi mejor regalo”.

Lucero se encuentra en Miami, en la vispera de estrenar “Yo soy el artista”, el primer programa que realiza de la mano de Telemundo.

 

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.