Mundial 2014

Brasil 2014, La fiesta del fútbol

Imprimir Enviar a un amigo
08 JULIO 2014

La tragedia de Brasil: Alemania elimina al anfitrión del Mundial 2014 por 7-1

Una masacre. El partido de semifinales entre la Selección de Alemania contra Brasil la tarde de este martes se convirtió en una verdadera tragedia para los anfitriones de la Copa del Mundo, al caer 7 – 1 contra los germanos en un partido que los europeos dominaron de principio a fin. Las lágrimas de los aficionados brotaron en la tribuna a la media hora de partido, cuando cayó el quiento gol en contra de su equipo, pero el agujero en la portería “verdeamarella” se abrió desde el minuto 10’.

Con juego ofensivo y toque, y goles de Müller, Klose, convertido ya con 16 dianas en el máximo anotador mundialista de la historia, dos de Kroos, Khedira y otros dos de Schürrle. Use las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

Alemania - Brasil
El primer gol de Alemania cayó al minuto 10, y el shock de los brasileños, de por sí mermados por la ausencia de Neymar (lesionado en el partido anterior) les impidió reaccionar al embate de los alemanes, perfectamente concentrados y sincronizados © MEXSPORT

Alemania
Los goles de Alemania cayeron como sigue: Thomas Müller, 11', Miroslav Klose, 23'; Toni Kroos, 24' y 26'; Sami Khedira 29' André Schürrle 69' y 79'. © MEXSPORT

Alemania
Según los resultados, es el marcador más abultado que se ha dado jamás en un juego de una copa del mundo © MEXSPORT

Alemania
Y pudo llegar un octavo gol, pero a Özil le falló la definición y, de paso, propició un contragolpe en el que llegó el único tanto brasileño de la noche, obra de Óscar cuando el reloj indicaba los 90 minutos reglamentarios. © MEXSPORT

Alemania
En el segundo tiempo, en un estadio que ya lucía con huecos, la Verdeamarelha trató de mostrar algo de orgullo y convirtió en protagonista a un Neuer que salvó su marco al menos un para de veces © MEXSPORT

Alemania - Brasil
Sofocado el empuje de Brasil, desbravado el escaso ímpetu que les infundió el bochorno de encajar cinco goles en un santiamén, Alemania rebajó las pulsiones, aunque disfrutó de lo lindo del encuentro, repartiéndose el balón como buenos hermanos. Brasil reaccionó hasta el minuto 90, pero ya era demasiado tarde. Las lágrimas de los jugadores y de los aficionados al final del encuetro confirmaron la tragedia.  © MEXSPORT