Marco Antonio Regil explicó por qué conoció a su padre hasta que tenía 12 años

Por Ricardo Vidal

Sin duda alguna, una de las lecciones más importantes que Marco Antonio Regil recibió en su vida y a una corta edad fue el haber conocido a su papá. Y es que según ha revelado el presentador durante una reciente entrevista, conoció a su progenitor hasta que tenía 12 años, pues su madre, tomó la decisión de separarse del padre de sus hijos cuando estaba embarazada de Marco Antonio, pues el señor padecía de alcoholismo, lo que lo hacía ser un hombre muy violento. Sin embargo, al llegar a cierta edad, la inquietud del presentador por conocer a su papá lo llevó a pedirle a su mamá le permitiera encontrarse con él, algo a lo que la señora finalmente accedió ante la insistencia de su hijo, dejando así que él fuera el que decidiera si es que le gustaría mantener una relación con su padre o no.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA:

Así lo compartió Marco Antonio durante la sincera charla que sostuvo con Pati Chapoy para su canal de Youtube, en donde con total honestidad se refirió a la relación que sostuvo con su progenitor y cómo fue que lo conoció. “Mi mamá, ahora que como adulto veo hacia atrás, digo, qué maravillosa, porque nunca me sembró odio hacia él, pero me decía la verdad”, compartió el conductor del programa Escape Perfecto al recordar como a pesar de haber crecido sin una imagen paterna, su madre se encargó de hacerle saber que él tenía un papá. “Su preocupación era que yo fuera a salir alcohólico, decía: ‘abuelo alcohólico, papá alcohólico, pues sale este niño alcohólico’, entonces ella me hablaba muy claro de eso y me decía: ‘tu no puedes tomar, porque lo traes en los genes y si tomas es altamente probable que te vuelvas alcohólico’, y yo lo último que yo quería era ser como mi papá, entonces obviamente nunca probe una gota de alcohol hasta ya muy adulto”, confesó.

Si bien, la madre de Marco Antonio siempre le dejó en claro que su padre tenía serios problemas de alcohol y que esa era la razón por la que ella había decidido alejarse y alejarlo de él, siempre le habló bien de él, conforme fue creciendo, la inquietud por conocer a su padre también fue en aumento, por lo que decidió platicarlo con su mamá. “Como ella no me habló mal de él, ella siempre me decía lo mismo: ‘tu papá es un buen hombre, enfermo de alcoholismo’, entones no me sembró odio, de tal manera, pues yo a los 9 o 10 años empezó con el rollo de ‘quiero conocerlo’”, señaló el presentador, quien explicó que su madre nunca le negó esa oportunidad, por lo que contactó a su papá, quien era un empresario hotelero de Acapulco, y le habló del interés de Marco por conocerlo. “Lo contactó, me contó, obviamente de niño yo no supe de eso, pero me contó que le dijo: ‘Pues Marco Antonio quiere conocerte, por mí yo preferiría que nunca te conociera, pero él quiere, y quiero que lo conozcas, pero ahí de ti que te vea borracho, ahí de ti que le hagas daño, lo he cuidado, he hecho mi mejor esfuerzo, y si le haces daño, no se va a quedar así’”, compartió el también actor.

Fue entonces que, en compañía de su mamá, viajó hasta Acapulco para conocerlo, llevándose una grata sorpresa. “Yo conocí la versión bonita de mi papá: me recibió en el hotel, me cantó, me regaló sus libros, platicó conmigo. Era un hombre muy inteligente, era un hombre que hablaba del universo, de las energías y de la vida después de la vida, de la filosofía… Era un hombre brillante”, compartió Regil, quien comenzó una relación vía cartas con su papá, tras este primer encuentro.

Se enfrenta con la realidad

Fue así que el padre del presentador lo invitó a pasar unas largas vacaciones a su lado y al lado de sus medios hermanos en uno de sus hoteles en Acapulco, algo que a lo que Marco Antonio accedió con total ilusión. Sin embargo, a su llegada al puerto, el también conferencista se topó con la versión más difícil de su padre, algo que al final no le gustó del todo. “El resto del mes conocí al coronel que mi mamá había conocido: borracho, gritón… Entonces me la pasé todo ese mes escondiéndomele, me puse a trabajar en el hotel… me hice como bell boy”, detalló el presentador, quien contó que tras estos primeros encuentros decidió no volver a ver a su papá, hasta algunos años después. “Mi mamá, en vez de sobreprotegerme, dejó que viviera yo la realidad, entonces lo entendí”, comentó Marco. “Ya no lo volví a ver nunca, hasta muchos años después, lo vi una vez en Acapulco, cuando estaba ya muy enfermo, y cuando él falleció de cirrosis, estaba enfermo de tanto tomar, dos años después me llega una carta que me escribió antes de que me muriera, donde me pedía perdón, donde me decía que se había equivocado, que había echado a perder su vida con el alcohol, y me agradecía que lo haya ido a conocer con tanta ilusión y que mi mamá nunca me había sembrado odio contra él, me pedía perdón y fue muy bonito, y fueron esa ocasiones cuando lo vi y nunca más”, finalizó.