Como pocas veces, Juan Soler habla de la dura situación que vivió Maky al nacer su hija Azul

El actor recordó cuando su exesposa estuvo al borde de la muerte al complicarse el parto de su hija menor

Por Javier Garibay

De su época como hombre casado, Juan Soler mantiene vivos episodios que lo marcaron para siempre. Junto a Maky, no solo tuvo la dicha de encontrar un amor de pareja que perduró por varios años, sino que además ambos formaron una familia integrada por dos hijas. Precisamente, el nacimiento de la menor de ellas, Azul, ocurrió en uno de los contextos más complicados para el actor, quien tan solo meses atrás había enfrentado el deceso de su padre. Sin embargo, la dolorosa partida de su progenitor, asegura, gestó también una especie de milagro de vida, pues el día en que su exesposa ingresó al quirófano para ser intervenida el parto se complicó, lo que incluso la puso al borde de la muerte. Ese día, afirma, fue su papá quien nunca se apartó de su lado, pues más allá de las dificultades todo logró resolverse de la mejor manera.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Con el corazón en la mano, Juan habló en entrevista con Yordi Rosado, quien le preguntó al intérprete si a lo largo de este tiempo ha sentido alguna manifestación de la presencia de su padre, a lo que el argentino respondió de manera afirmativa, poniendo un ejemplo de lo que vivió durante el nacimiento de su hija pequeña.  “El 20 de febrero cuando nace Azul el parto fue tremendo. En el parto no murió Maky y Azul porque estaba mi papá ahí. Fue un parto tremendo, Maky estaba ya sin pulso, a ella cuando estaba en trabajo de parto se le abrió el útero, entonces ya estaba encajada Azul para nacer y toda la cantidad de sangre, la jaló de nuevo (el doctor) …”, confesó.

Conmovido hasta las lágrimas, Juan ahondó en detalles sobre el duro procedimiento al que se enfrentó Maky, seguro de que su padre nunca se apartó de su lado para que tanto su hija como su exesposa pudieran librar la batalla. “Para que nazca Azul hubo que abrir a Maky de emergencia y bucearla. A Azul la tuvieron que bucear entre los órganos para sacarla y demoró mucho tiempo en empezar a llorar Azul, y Maky estaba pálida como el papel. No había pulso, entonces era todos los cuidados que hay que hacerle, no sé cuántos litros de transfusión porque perdió muchísima sangre. Ya después de un tiempo el doctor dijo: ‘Es un caso que se da uno en cien, porque o muere la mamá o muere la nena’. Yo no soy un tipo que cree mucho en todo esto, pero yo creo que papá murió para traerme a Azul, creo que él se fue para que viniera Azul…”, afirmó.

VER GALERÍA

En otro instante de la plática, el galán de telenovelas como La Mexicana y El Güero recordó parte de la última conversación que tuvo con su papá tiempo antes de que naciera su hija Azul, una noticia que los llenó a todos de entusiasmo. “Estábamos hablando de Azul, que venía Azul en camino y me dijo que nunca había escuchado un nombre tan lindo para una nieta, y nació Azul…”, compartió el intérprete entre lágrimas, quien como pocas veces habló de este momento tan personal y agridulce.

Su cariño incondicional por Maky

Más allá de la ruptura sentimental, Juan Soler y Maky mantienen una estrecha relación de cordialidad. Para ambos, no hay nada más importante que brindar estabilidad y un ambiente de armonía a sus hijas, algo que han logrado construir desde la madurez y el entendimiento. “Tengo una gran relación con Maky, más allá de las diferencias que podamos llegar a tener, es una persona a quien adoro y a quien voy a procurar toda mi vida, la verdad”, afirmó. Así mismo, reveló que su separación fue algo muy doloroso para él, pues ese acontecimiento cambió por completo las ideas preconcebidas que tenía sobre el matrimonio.

VER GALERÍA