A corazón abierto, Susana Dosamantes y sus últimas confesiones: ‘Nunca he sido víctima’

A finales del 2021, la primera actriz concedió una excepcional entrevista a Mara Patricia Castañeda donde habló de su vida

Por Tania Galván

Después de que el pasado sábado 2 de julio, se diera a conocer la noticia del sensible fallecimiento de la primera actriz, Susana Dosamantes, quien murió a causa del cáncer de páncreas que le fue detectado hace unos meses, muchos de sus fans en redes han estado recordándola compartieron fragmentos de la entrañable entrevista que a finales del año pasado le concedió a Mara Patricia Castañeda para su canal de Youtube. Entre las confesiones que hizo la mamá de Paulina Rubio en aquella charla fue su nombre verdadero: María del Perpetuo Socorro Guadalupe Susana Dosamantes Rul Riestra. La actriz explicó que debido a que nació con algunas complicaciones que pusieron en riesgo su vida, su mamá la encomendó a varias vírgenes, de ahí la razón de su largo nombre que, resumió en Susana Dosamantes cuando debutó en la actuación, una profesión que la tomó por sorpresa: “Lo que te toca, te toca. Yo ni actué, la verdad no estaba ni consciente de lo que estaba haciendo, estaba muy espantada”, dijo sobre su incursión en la actuación.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Susana recordó sus inicios en la cinta Los recuerdos del porvenir, una película de arte que le abrió las puertas del cine donde, años después, trabajó en Hollywood nada más y nada menos que con John Wayne: “El señor encantador, me vio y le dio ternura, hablaba español”, dijo. Con una sonrisa en el rostro, Susana recordó con cariño sus inicios en la carrera: “Es de Dios la magia que te toca”, admitió. En esta entrevista, la primera actriz también abrió su corazón y como nunca habló de su vida amorosa, que comenzó cuando era adolescente y conoció a Enrique Rubio, quien años más tarde se convertiría en su esposo y papá de sus dos hijos: “Era abogado, él del Colegio Alemán, yo del Colegio Francés. Me casé con el novio de chiquita, pero era muy celoso, fue muy complicado porque, como no era actor, no entendía que me diera yo un beso en la tele”, contó Susana quien admitió que los celos acabaron por terminar la relación: “A los 17 años y a los 20 ya tenía dos nenes y a los 24 ya me había divorciado de Enrique. Fue mi primer amor y el padre de mis hijos”, dijo.

VER GALERÍA

A pesar de que la relación no prosperó, la actriz reveló que esa relación le dejó lo más preciado en su vida: “Le agradezco infinitamente el regalo que me dio con mis hijos, pero sí era muy celoso y a la usanza antigua. Eran unos dramones de celos que no se lo deseo ni a mi peor enemiga. Solamente cuando lo vives puedes sufrirlo es inenarrable, el machismo y los celos son terribles, son inseguridades”. Tras aquella dolorosa separación, Cupido la flechó de nuevo con el productor español Carlos Vasallo a quien sus hijos ven como un padre: “Me casé en 1979 y duré muchos años casada”. Como nunca, Susana Dosamantes reconoció que en ese matrimonio las infidelidades fueron la razón de la ruptura: “No lo descubrí, más bien ya lo había descubierto todo el mundo, la última en enterarse fui yo. Yo veía cómo se le lanzaban, sí era muy guapo, era muy importante, un productor que hacía muchas películas. Yo no iba a competir con todas las niñas que andaban detrás de mi marido”, dijo.

Susana Dosamantes, una mujer sin rencores

Aunque en aquel momento la situación no fue fácil para ella, debido a la increíble vida familiar que formaron juntos: “Mis hijos estaban muy chiquitos cuando él entró a mi vida, Paulina habrá tenido 7 años y Enrique 6. Siempre eran los veranos en Galicia”. Con mucha fortaleza, Susana contó que decidió divorciarse y continuar su vida, siempre en los mejores términos: “Yo prefiero, lo malo, dejarlo en el pasado borrarlo, no lo borras totalmente, pero si yo soy alegre y siempre estoy contenta, es porque no cargo la valija de rencores, odios y demás, no tengo tiempo para guardar rencores, fueron errores de ellos también mío, porque tal vez escogí mal”, explicó. Para Susana, el lugar que ocupaba en ese matrimonio no era cómodo para ella: “La verdad no me gustó el papel de víctima, nunca he sido víctima y preferí decir bye. Soy brabucona, no me dejo, porque también estaban en juego muchas cosas de mis hijos. Paulina y Enrique siguen viéndolo y es muy bonito no haber sembrado odio y rencor en tus hijos”, reconoció.

VER GALERÍA

A la distancia, Susana recuerda aquel episodio de su vida como una anécdota más, pues con el tiempo Cupido la recompensó con Luis Rivas, su viudo: “Él es muy discreto, muy buen hombre y creo que tiene unas cualidades extraordinarias como ser humano”. En aquella ocasión, Susana se mostró muy orgullosa de su clan: “Tengo una familia hermosísima que siempre me hacían colchoncito. Somos una familia muégano gracias a Dios. Siempre estamos Enrique, Paulina y yo, Luis nos ayuda muchísimo, Carlos, que es su padrastro, ayuda muchísimo a Paulina y a Enrique. Somos una familia rara, disfuncional, pero somos una familia que nos queremos”, dijo. A pesar de la separación, Carlos Vasallo formó parte de la vida de Susana hasta el último momento: “Éramos una pareja muy fuerte, por eso costó trabajo que se rompiera, pero se rompió y luego se volvió a juntar, pero como amigos”. Sobre su tesoro más preciado dijo: “Para mí es igual de difícil ser mamá de Paulina y de Enrique, como ser abuela de, Nicolás y Eros, todos me importan, ser la suegra de María también me importa. Todo es difícil porque cada uno tiene su personalidad”, agregó.