¿Qué es el linfoma de Hodgkin al que se enfrentó Fernando del Solar?

Fue en el año 2012 cuando el joven conductor fue diagnosticado con este padecimiento por primera vez

Por Carolina Soto

Ha sido con enorme pesar que se ha dado a conocer el lamentable fallecimiento de Fernando del Solar a los 49 años, después de una larga y valiente lucha que comenzó con un diagnóstico de linfoma de Hodgkin que con los años derivó en otras situaciones de salud. Fue hace poco que recordó cómo el 12 de julio del 2012 se convertiría en un día inolvidable en su vida, pues al mismo tiempo que se enteraba que sería el nuevo conductor de La Academia, se le confirmaba su diagnóstico de cáncer. Su vida cambiaría para siempre, pues ese sería solo el inicio de un largo camino en el que las lecciones que aprendió las quiso compartir con su libro, una serie de conferencias y aquella famosa frase ‘Arriba corazones’, que adoptó como su lema en esta lucha contra la enfermedad. Aunque en varias ocasiones se le reportó como grave, recientemente parecía que había encontrado una estabilidad en la que, incluso, llegó al altar con Anna Ferro. Desgraciadamente, la historia ha tenido un duro desenlace.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

Con profunda tristeza, Fernando del Solar le da el último adiós a su padre

Fernando del Solar recordó uno de los momentos más difíciles: ‘Tenía una neumonía tremenda’

¿Qué es el linfoma de Hodgkin?

Según la Clínica Mayo, el linfoma de Hodgkin es un tipo de cáncer que ataca al sistema linfático, esto sucede cuando los glóbulos blancos crecen sin control, inflamando los ganglios y provocando que aparezcan bultos en el cuerpo. Entre algunos síntomas que aparecen con esta enfermedad está la inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre, sudoraciones nocturnas, pérdida de peso sin arazón aparente, picazón en el cuerpo y la fatiga.

Aunque no existe una causa conocida que provoque esta enfermedad, existen algunos factores de riesgo como, tener antecedentes familiares de este padecimiento, ser hombre, haber tenido una infección por el virus Epstein-Barr, y tener una edad de entre 20 y 30 años o mayor a los 55 años.

VER GALERÍA

El duro recuerdo del primer diagnóstico

Hace apenas unas semanas, con motivo del 20 aniversario de La Academia, Fernando recordó cómo se dio si diagnóstico. “Me acuerdo que justo habíamos conseguido una cita el 12 de julio de aquel año, del 2012, y ese día, en cadena nacional, el que era el director de entretenimiento me iba a dar el honor de conducir La Academia”, recordó el presentador de origen argentino. “En el mejor momento de mi vida, la sensación de: La Academia, el conductor de La Academia, el estelar, en el prime time, horario central, o sea lo que siempre había querido, lo que siempre había deseado me lo iban a estar dando ese día en vivo, y en la noche, a las 12 de la noche, me iba a recibir el oncólogo para confirmar si tenía cáncer o no”, agregó.

Fernando del Solar pone fin a la incertidumbre, revela que se sometió a una cirugía

“Yo estaba en el foro recibiendo esta noticia feliz, pero a la vez, imagínense, con el miedo de que si en unas horas me dicen que tengo cáncer”, relató del Solar, quien también explicó cómo fue ese momento en el que sus miedos se hicieron realidad. “El oncólogo lo único que hace es confirmar que tienes cáncer. Me acuerdo que yo me hacía chiquito en la silla mientras el doctor me decía: ‘y bueno, vamos a hacer tal tratamiento, y quimioterapias…’, y uno se hace chiquito y lo único quiere es salir de ese lugar a gritar. Y a partir de ese momento cambió mi vida para siempre”, agregó.

A lo largo de su proceso contra esta enfermedad, se enfrentó a duras batallas que representaron un riesgo real a su vida: “Tuve tres recaídas, la tercera fue la más fuerte. La segunda estuve muerto clínicamente. Perdí los signos vitales, me fui a la goma…”, contó durante una entrevista concedida al programa televisivo Netas Divinas, “Yo pesaba 60 kilos, era piel y hueso, no podía comer, respirar y había hecho varias terapias alternativas. Me había entregado, había llegado a este punto en que del dolor, dije, ¿por qué no me quito la vida?”.

Fernando fue puesto en un coma inducido en esa ocasión, lo que también tuvo sus propios retos: “El doctor le dijo a mi mamá en ese momento: ‘no hay nada qué hacer, si fuese mi hijo, lo desconecto’. Mi mamá, cinco minutos antes, había hablado con un maestro de cábala y él le dijo: ‘Rosa, no creas en todo lo que ves, ni creas en todo lo que dicen, cree en Dios porque él tiene la última palabra’”. Fue aquel fuerte consejo el que llevó a su madre a tomar la mejor decisión, esa que marcaría su destino para siempre, “Mi mamá dijo, doctor, aquí va a suceder un milagro. No lo desconecten, lo podemos mantener con vida…”. En aquella ocasión, al décimo día, despertó y su tumor se había reducido en un 70%, ésta sería solo una de las muchas batallas que el conductor enfrentó durante esta enfermedad.

VER GALERÍA