Juan Pablo Medina a casi un año del episodio que le cambió la vida: 'Tienes que trabajar la pérdida'

El actor contó que tras haberle colocado la prótesis tuvo que aprender a caminar desde cero

Por Javier Garibay

Fue el 2021 un año que cambió por completo la vida de Juan Pablo Medina. El actor atravesó por una crisis de salud que lo mantuvo hospitalizado, pero que además implicó la amputación de una de sus piernas. El diagnóstico: un infarto silencioso que generó varios coágulos por sus arterias, según compartió a finales de marzo en la primera entrevista concedida un medio desde aquel incidente. Con el paso de los días el intérprete tomó fuerza para salir adelante, emprendiendo un trabajo personal que no solo requirió de asistencia psiquiátrica y psicológica, sino también de terapia física y de rehabilitación tras la colocación de una prótesis con la que pudo volver a caminar. A varios meses de ese proceso, el protagonista de historias como La Casa de las Flores ha dado una actualización de cómo se encuentra, enteramente feliz por los beneficios que trajo consigo la práctica de algunos deportes como el tenis.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Sincero, Juan Pablo habló de su sentir en estos instantes, reconociendo sus logros a poco tiempo de que se cumpla un año de aquel episodio, el cual de inicio mantuvo bajo estricta discreción. “Estoy en un momento de mi vida muy tranquilo, tengo paz, estoy trabajando muchísimo… Ya casi un año y avanzando poco a poco, porque también es un proceso lento…”, afirmó durante una transmisión en vivo por redes sociales con la empresa Ottobock, especializada en tecnología ortopédica. En ese espacio, también contó cómo la práctica del tenis le ha servido para recuperar la movilidad. “Tener la oportunidad de volver a jugar… Estoy empezando, empezamos con la pelota fija… Yo caminaba de cierta manera, que ahora que tengo la prótesis, que va recta, pues ya no es igual. Tuve que aprender a caminar de cero con la prótesis y además cambiar mi manera natural de caminar. Entonces son muchas cosas que hace que sea más complicado…”, dijo.

Juan Pablo asegura que el tenis, más allá de ser una terapia, es un juego, pues anteriormente solía practicarlo. “Sí está muy lindo dejarte ir y enfocarte en pegarle a la pelota, porque además de no caerme le tengo que pegar a la pelota. Entonces creo que fue un acierto…”, afirmó durante la charla en la que además hizo mención del gran apoyo que le han brindado sus seres queridos. “Es un proceso complicado, pero yo hablo desde el privilegio. Afortunadamente todo este tiempo he tenido gente que me ha ayudado. Toda mi familia, mi novia, todos mis amigos y toda le gente que se ha mostrado de todas las maneras posibles, eso ayuda muchísimo…”.

VER GALERÍA

La labor de trabajar la pérdida

En un abrir y cerrar de ojos los esquemas cambiaron para Juan Pablo Medina. La vulnerabilidad que vivió y su posterior recuperación fueron aspectos determinantes en su nueva concepción del presente. Por esta razón supo que para hablar de su experiencia tenía que dar un paso importante. “Yo sí estoy convencido que gran parte, para tú poder compartir un mensaje, compartir lo que sea, tú tienes que estar bien tú. Entonces tienes que empezar contigo y tienes que trabajar la pérdida, porque es algo complejo… Yo antes nunca me despertaba y decía: ‘Gracias por hoy despertar y tener mis brazos, mis piernas’, son cosas que lo damos por hecho, y es normal. Pero ahora yo estoy en otro momento en donde yo agradezco cada día de poder contar una historia más. Para llegar a eso sí tiene que haber un trabajo de trabajar la pérdida, de trabajar la mente…”.

Juan Pablo además recuerda cómo fueron esos instantes posteriores a la amputación de su pierna, en los que la incertidumbre permanecía latente. Sin embargo, pudo salir adelante con el apoyo de los especialistas, los cuales siguen siendo su principal soporte. “Por mi cabeza pasaron millones de preguntas: ‘¿Voy a volver a caminar? ¿La gente me va a querer? ¿Mi familia me va a querer? ¿Me van a apoyar? ¿Voy a volver a trabajar? Todo eso metido en la cabeza varios días mientras estás hospitalizado. A mí lo que me ha ayudado muchísimo es el trabajo con psiquiatra, con psicólogos…”, afirmó.

VER GALERÍA