'Le vi el miedo en los ojos', Gaby Crassus y el recuerdo de los últimos instantes junto a Rodrigo Mejía

La conductora de televisión recordó cuándo fue que su esposo vio a sus hijos por última vez

Por hola.com

Hace poco más de un año, Gaby Crassus enfrentó una de las crisis más fuertes en su vida, tras la partida de su esposo y padre de sus hijos, Rodrigo Mejía, quien perdió la batalla contra el Covid-19. Como pocas veces, la conductora de televisión abrió su corazón para compartir su relato, conmovida hasta las lágrimas de recordar cómo fue que el intérprete le pidió que lo llevara al hospital cuando su problema de salud comenzó a escalar. Esta determinante decisión no solo implicó el tránsito de ambos por un periodo de incertidumbre, sino también el hecho de que el actor perdiera contacto con sus hijos, algo que la presentadora recuerda con exactitud al repasar las fechas en que aconteció toda esta circunstancia.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Con toda transparencia, Gaby habló en entrevista para el programa televisivo El Minuto que Cambió Mi Destino, en donde contó que, ante la complicada situación sanitaria, Rodrigo extremó precauciones, evitando salir de casa en todo momento. Sin embargo, la historia dio un giro repentino cuando él comenzó a sentirse mal. “De repente un día me dice Rodrigo: ‘Como que me va a dar gripa’, y yo: ‘¡¿Qué?!’. Eso fue un 8 de enero de 2021… Vamos el 9 de enero a hacernos la prueba, del 2021… Él sale positivo, yo salgo negativa y regresé a los tres días y yo estaba positiva. Los niños estuvieron dos días con temperatura de 38 y sueltitos del estómago, dos días…”, relató Crassus en entrevista para dicha emisión.

Durante la charla, Gaby detalló parte de los acontecimientos, en los que todo se complicaba pues al estar ella infectada tampoco podía salir de su hogar. “Rodrigo aguantó en la casa una semana, iba digamos bien y de repente en mitad de la semana me dijo: ‘No puedo respirar’. (Estuvo) con consultas vía telefónica… yo sin poder salir de la casa porque yo estaba contagiada también. Vecinos que agradezco infinitamente me ayudaban… hasta que llegó el día en que me dijo: ‘No puedo más, llévame al hospital’…”. La presentadora incluso confesó que eso marcó un antes y un después en medio de esa situación, pues el intérprete vio por última vez a sus pequeños. “Él se encerró desde el día 9 que salió positivo, ya no volvió a ver a los niños ni los niños lo volvieron a ver a él, estaba encerrado en el cuarto y cuando lo iba a llevar al hospital me dijo: ‘Encierra a los niños, y no quiero que los niños me vean así’. Rodrigo murió un 11 de febrero de 2021 pero la realidad es que los niños no volvieron a ver a su papá desde el 9 de enero…”.

VER GALERÍA

El día en que Rodrigo recayó

Tras varios días hospitalizado, el estado de salud de Rodrigo Mejía mejoró, pues incluso un par de pruebas posteriores salieron negativas al virus, según relató Gaby Crassus. Sin embargo, todo dio un dramático giro cuando horas después de que le informaran que su marido saldría del área Covid recibió la llamada de uno de los doctores en un horario poco habitual. “Le contesté y me dice: ‘Gaby, se nos vino abajo. Se nos vino abajo y vamos a tener que intubarlo, no aguanta’…”, incrédula, ella recuerda que escuchó las palabras del especialista, quien le dijo que era tal el esfuerzo que estaba haciendo su marido que corría el riesgo de sufrir un infarto, por lo que se le pidió autorización para la intubación. “Yo tuve que firmar, qué responsabilidad tan grande. Firmé, me llamó el doctor y me dijo: ‘Vamos a hacerlo, él va a querer hablar contigo. Doña Gaby necesito que usted sea fuerte’…”, recordó entre lágrimas.

Gaby habló también de cómo fueron los últimos instantes junto a Rodrigo, quien antes de ser intubado le pidió al médico que ella permaneciera a su lado tomándole la mano, una promesa que cumplió con toda puntualidad. “Eso hice durante 10 días, y todos los días tomaba la foto agarrándole la mano, para que cuando él saliera él viera…”, afirmó, evocando las palabras del médico, quien asegura le informó que si bien su esposo era un hombre sin ninguna enfermedad de riesgo, su estado se había agravado debido a que el virus le destrozó los pulmones en un lapso de siete días. “Le vi el miedo en los ojos, mi Rodri estaba aterrado…”, contó al hablar de la charla que tuvo con él antes de ser intubado.

VER GALERÍA