La prueba que Amber Heard asegura que fue excluida de su juicio contra Johnny Depp

La actriz presentó una serie de documentos que afirma habrían cambiado el veredicto final

Por Amellaly Morales

El veredicto del juicio que llevó a Amber Heard y Johnny Depp a los tribunales no ha sido el final de una historia, sino la cúspide de un tema que sigue en debate, especialmente con la reaparición de la actriz frente a las cámaras en una entrevista con la periodista Savannah Guthrie, de Today. A lo largo de la conversación se mostró visiblemente afectada y con la voz entrecortada al ser cuestionada sobre la decisión del jurado, al que aseguró no culpar de la deliberación que calificó de “injusta”, al igual que la representación del proceso que hubo en redes sociales, donde indiscutiblemente la balanza se inclinó a favor del protagonista de Piratas del Caribe. Aún más sorpresiva fue su declaración de amor hacia su exesposo: “Lo amo con todo mi corazón… No tengo malos sentimientos ni mala voluntad hacia él en absoluto”. Pero lo que abrió una nueva discusión fueron los documentos que mostró el pasado viernes a la audiencia y, que según dijo, fueron descartados como pruebas para el caso pese a su relevancia.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

La estrella de Aquaman insistió en que el rumbo del litigio podría haber sido otro si hubieran admitido como prueba una serie de notas de su terapeuta que probarían los abusos de los que fue víctima de abuso doméstico durante su relación con Depp -con quien se casó en 2015 luego de tres años de noviazgo-, pues señaló que “representan años y años de explicaciones a tiempo real de lo que estaba pasando”. 

Apuntó que los escritos datan del comienzo de su idilio con el actor; sin embargo, fueron descartados por la jueza a cargo del mediático caso al ser considerados como meros “rumores”. “Hay una carpeta con notas que datan del 2011 desde el comienzo de mi relación, que fueron tomadas por mi médico, a quien le estaba informando sobre el abuso”, informó en la entrevista, que se emitió esta semana en tres partes.

Heard entregó la carpeta a la producción, la cual retomó algunas de las notas que describen episodios violentos y las agresiones que la actriz, de 36 años, afirma sufrió a manos de su exmarido, de 59. Dos de los documentos que proyectó la cadena de televisión refieren a incidentes que ocurrieron en 2012 y 2013. 

VER GALERÍA

Dándole un giro a la charla, Heard recalcó que no es una persona “vengativa” ni guarda resentimiento alguno, ya que en estos momentos su objetivo es que el público la perciba como alguien real. “Por muy tonto que resulte decir esto en voz alta, mi objetivo, lo único que puedo esperar en este momento es que la gente me vea como un ser humano”, añadió. 

Mientras Depp ha retomado su vida pública tocando en conciertos y disfrutando de fastuosas veladas acompañado de sus amigos, la actriz no quita el dedo del renglón: quiere demostrar que ha dicho la verdad e, incluso, está decidida a continuar con el proceso legal para limpiar su imagen. “Seguiré caminando por esto con la barbilla en alto”, le aclaró a la periodista.

El rostro de Amber Heard al enterarse de que había perdido

Respecto a las últimas declaraciones de Heard, un portavoz del actor dijo a NBC News que “es desafortunado que mientras Johnny busca seguir adelante con su vida, la acusada y su equipo han vuelto a repetir, reimaginar y volver a litigar asuntos que ya han sido decididos por la Corte y un veredicto que fue decidido por unanimidad e inequívocamente por un jurado a favor de Johnny”. 

VER GALERÍA

Por qué el jurado no creyó el testimo de Amber Heard

Otro de los aspectos destacables de la entrevista fue la respuesta de Heard cuando Savannah Guthrie le preguntó por qué consideraba que los miembros del jurado no creyeron en su testimonio, a lo que la actriz destacó que era algo que esperaba, ya que “estuvieron sentados durante tres semanas escuchando, sin parar, testimonios incesantes de empleados pagados y, hacia el final del juicio, de gente aleatoria”. 

Acerca de este tema se pronunció hace unos días un miembro del jurado, del que no se reveló su identidad únicamente se sabe que es del sexo masculino. “El llanto, las expresiones faciales que ella tenía, mirar fijamente al jurado, todos estábamos incómodos. Ella respondía una pregunta y estaba llorando, dos segundos después se mostraba sumamente fría”, dijo el hombre a Good Morning America. “Algunos utilizamos la expresión ‘lágrimas de cocodrilo’”.