María José habla de las duras pérdidas que sufrió antes de convertirse en mamá

La cantante también reveló cómo vivió la llegada de su hija Valeria en 2014

Por Javier Garibay

El camino que recorrió María José para convertirse en madre no fue sencillo. De la mano de su esposo, Mauricio García, la cantante logró salir adelante tras enfrentar algunas pérdidas, pasando la página de ese episodio con el nacimiento de su hija Valeria, esto en el año 2014. A corazón abierto, la intérprete habló de ese suceso que le cambió la vida para siempre, recordando cómo fue que en su momento todo parecía complicarse. Por fortuna, la suerte corrió de su lado cuando las cosas empezaron a marchar con normalidad, por lo que de manera gradual se preparó para desempeñarse en su faceta de mamá con la llegada de su primogénita, quien hoy es su mayor ilusión.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Luego de compartir detalles de su vida amorosa, María José se sinceró sobre la etapa en que ella y su esposo decidieron formar una familia, un instante del que devino un duro golpe para ella. “Cuando empezamos a tratar de embarazarnos no podíamos, no pegaba y no pegaba, él se fue a hacer conteo, yo me fui a hacer conteo y no pegaba. Hasta que fui con un especialista, pegó y a los tres meses se pierde el bebé, fue legrado, cirugía y todo…”, recordó en entrevista para el canal de YouTube de Yordi Rosado. “Tuvimos un show en Monterrey y al día siguiente en el aeropuerto empecé a tener un sangrado. Nos fuimos a México y en la noche el sangrado estaba importante y al día siguiente ya se había perdido… Directo al quirófano…”, contó.

Ante tal situación, María José asumió su realidad con optimismo, por lo que decidió volver a embarazarse. “Mauricio devastado, yo como que sí lloré y después dije: ‘El que sigue’. Me vuelvo a embarazar y no pegó, mi cuerpo decía que estaba embarazada, salía todo positivo y el bebé como que se reabsorbió y no pegó, entonces ahí fue cuando vimos que algo estaba mal…”, dijo la estrella, quien de inmediato quiso averiguar la razón de esa circunstancia, por lo que con el apoyo de sus médicos pudo tener un diagnóstico certero, aunque de nueva vez algo había ocurrido. “Salió un rollo de trombos, de coágulos y cuando me vuelvo a embarazar, que ya sabía que podíamos embarazarnos, ya empecé con un anticoagulante todo el embarazo, pegan dos y a la siguiente cita que habíamos ido… uno ya no estaba latiendo…”, confesó.

VER GALERÍA

La dulce espera y nacimiento de Valeria

Más allá de sus lamentables pérdidas, María José reconoce que nunca decayeron sus esperanzas, por lo que cuando su embarazo transcurrió con normalidad apreció la forma que había tomado su cuerpo. Mirar su vientre y sentirlo fue reconfortante para ella. A raíz de eso, el nacimiento de Valeria provocó en ella un mar de emociones. “El día que llegó Valeria fue… una cosa muy extraña porque para mi fue un shock irme a la casa con el bebé, porque yo amaba mi panza… De alguna manera mi relación con mi hija se dio como una relación padre e hijo, poco a poco los vas amando un día más, un día más…”, confesó.

Hoy, María José disfruta al máximo de su familia, evocando aquellos difíciles años como un periodo de grandes lecciones, en los que además pudo reafirmarse como una mujer fuerte. Eso sí, recuerda con mucho cariño cómo fueron los primeros meses de cuidar y brindar amor a Valeria, una experiencia que tocó su ser hasta lo más profundo. “La mejor conexión fue a la hora de amamantar. Yo fui muy feliz dando pecho, era como: ‘Que se caiga el mundo, esto es lo mejor en la vida’…”, dijo la cantante.

VER GALERÍA