Bárbara Coppel y su familia dan lecciones de estilo en la Feria de Sevilla

A través de Instagram, la socialité compartió varias imágenes de los atuendos que usaron para disfrutar de esta festividad

Por Tania Galván

Fieles a su espíritu nómada, los Hank Coppel arribaron a la ciudad que se ha convertido en su hogar: Sevilla. Después del espectacular viaje a París en el que celebraron el cumpleaños número 44 de Bárbara Coppel la familia disfruta ahora de las fiestas en España y ataviados en atuendos típicos de la región formaron parte de la Feria de Sevilla, evento que hacía más de dos años que no se realizaba por la pandemia, razón por la que, este año, los hijos de la pareja disfrutaron más que nunca de esta festividad donde vimos a Amaïa y a Bárbara con sus vestidos de Flamenco, con el que disfrutaron de una jornada excepcional de la que la socialité compartió las fotos más especiales en su cuenta de Instagram.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Emocionada de poder compartir esta festividad con sus hijos, Bárbara Coppel posteó un álbum con varias imágenes de cómo se prepararon para la feria: “Después de dos años sin… arranca la Feria de Sevilla”, escribió en este post donde vemos a sus hijos encantadores. Haciendo un homenaje a su papá, el torero Alejandro Hank Amaya, Bastien y Killian, posaron muy sonrientes con sus pequeñas capotas que formaron parte de sus atuendos. Además de los niños, llamó la atención el derroche de elegancia de Bárbara y Alejandro quienes posaron también en solitario para la foto del recuerdo de esta Feria que se tornó muy especial debido al tiempo que tuvo que pasar para que se realizara.

VER GALERÍA

Siguiendo la tradición, la familia ingresó a la feria en un carruaje donde vimos a los pequeños encantados disfrutando de cada detalle de esta festividad por la que Sevilla es muy conocida en esta época. A través de sus historias, Bárbara también compartió la emoción de su hija Amaïa quien antes de salir de casa estuvo ensayando su baile Flamenco. Pero la niña no fue la única que disfrutó al máximo de su atuendo, la propia Bárbara utilizó varias historias para presumir el espectacular diseño con flecos que utilizó para disfrutar con su familia de este evento que dejó a todos con un muy buen sabor de boca.

Fue hace poco más de dos años que Bárbara Coppel y Alejandro Hank Amaya decidieron mudarse a Sevilla mientras remodelaban su casa en San Diego. A partir de ese momento, la familia comenzó a hacer vida en la ciudad, incluso los niños ingresaron al colegio en aquella ciudad; sin embargo, durante la primera semana de escuela se decretó en España el confinamiento por la pandemia, fue entonces que la familia tuvo que refugiarse en su casa del centro que al poco tiempo dejaron para trasladarse al campo, donde la familia pasó se resguardó mientras pasaba la etapa más crítica de la pandemia.

VER GALERÍA

Su regreso a Sevilla

Desde que Bárbara y Alejandro comenzaron a escribir su historia de amor decidieron que formarían una familia nómada, así lo explicó la propia Bárbara durante su participación en el podcast La burra arisca: “Vivimos, cuando nos casamos, dos años en París y ahí tuve a mi primera hija; luego de ahí nos fuimos dos años a San Diego, luego dijimos: ‘Vamos a remodelar la casa’ y Alejandro tiene negocios en Sevilla. Íbamos por cuatro meses que, era lo que se iban a tardar en remodelar la casa (…) nos fuimos al campo, ahí estuvimos tres meses felices de la vida. Estamos ya de regreso en San Diego nos vamos a quedar, más o menos, hasta Navidad y luego regresamos el año escolar a Sevilla y lo queremos hacer de aquí hasta que podamos, porque yo creo que nuestro instinto es ser nómadas”, contó en aquella ocasión la socialité quien adelantó que, por lo pronto, sus hijos estudiarán en Sevilla.