Martha Debayle se sincera sobre uno de los momentos más difíciles en su vida

La comunicadora relató lo que ocurrió cuando en su juventud comenzó a preocuparse por su físico

Por Javier Garibay

Su nombre es uno de los más conocidos en el entretenimiento, pues gracias a su larga trayectoria como comunicadora, especialmente en radio, Martha Debayle ha logrado conectar con un público que sigue de cerca cada uno de sus consejos. Sin embargo, más allá de la figura mediática, existe una historia personal en la que ha habido pasajes complejos, especialmente durante su juventud, cuando de un instante a otro su atención se fijó en el físico, comparándose incluso con otras chicas. Debido a que es una mujer de baja estatura, recuerda que nunca tuvo una complexión delgada, lo que simplemente se convirtió en un conflicto que repercutió de manera inevitable en sus emociones.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Con el corazón en la mano, Martha relató parte de cómo vivió durante ese tiempo, enteramente orgullosa de haber superado esa etapa. “No me la pasé tan bien… yo no me regresaba a los 18 (años) ni muerta, ni de broma. Me sentía gordita… Es impresionante cómo la comida y las emociones están totalmente ligadas, siempre fui chubby, pero en la adolescencia sí estaba más chubby y más chubby, yo creo que mi pico fue a los 16…”, contó en entrevista con Yordi Rosado. “Veía a todas las chavas de mi colegio con el pelo güero hasta acá (la cintura), cuerpazo, con la tank top y yo súper chubby…”.

En ese espacio, Martha se sinceró sobre el deseo que tiene en la actualidad de que todo hubiera sido distinto para ella durante esos años de juventud, pues incluso se enfrentó a algunas situaciones incómodas que recuerda con mucha claridad. “Ojalá no hubiera perdido tanto tiempo sintiéndome inadecuada como perdí. Ojalá me sintiera en ese momento como me siento hoy sobre mí misma… Perdí mucho tiempo sintiéndome la gordita… la que no tenía novio, la que no sacaban a bailar, y el único día que me sacaron a bailar le dije al cuate: ‘Sí’, y me dijo: ‘Pues yo no quiero bailar’, y me dejó sentada…”, agregó.

VER GALERÍA

Al ahondar en su relato, la también empresaria habló de otro factor determinante en su momento para considerar que su figura no era la adecuada, aunque puso todo su empeño en hacer frente a esos conflictos que hoy percibe de distinta manera. “Pasé muchos años no sintiéndome que encajaba ni en el grupo ni en el estereotipo de la belleza… Creo que es algo que vale mucho la pena trabajar, porque si yo me sintiera a los 18, a los 22 o a los 25 como me siento hoy, la hubiera pasado mucho mejor de lo que la pasé, qué triste…”.

Hizo todo para bajar de peso

En la íntima charla, Martha recordó cómo los consejos de su madre influyeron demasiado en las decisiones que tomó para lograr su objetivo de lucir esbelta, una situación que con el paso de los años la ha hecho reflexionar sobre la importancia de tener el tacto para comunicarse con los hijos. “Yo me metí en su momento todos los chochos habidos y por haber (para bajar de peso) … pero estaba bien chica, 18, 19, 20 y es increíble el poder que tenemos las madres, y el impacto que podemos tener sobre nuestros hijos, puede ser devastador. Y la verdad es que mi mamá sí fue un gendarme en ese sentido, de vernos guapas, estar en tu mejor versión…”, contó.

A pesar de que las cosas marchan por otro camino en ese sentido, Martha reconoce que el tema de la alimentación sigue siendo para ella un tanto complejo, pero ha sido gracias a la madurez con la que enfrenta la circunstancia que ha podido sobrellevarlo. “Se me hizo una obsesión con la comida y siempre ha sido una lucha, hasta el día de hoy. A veces estoy dos kilos abajo, a veces estoy dos kilos arriba y es algo de lo que tengo que estar súper consciente y tartar de reconciliarme constantemente con el cuerpo…”, señaló.

VER GALERÍA