Vicente Fernández ya descansa en su última morada, el rancho Los Tres Potrillos

La sepultura del ídolo ranchero se llevó a cabo de forma privada, luego de que su féretro fuera escoltado hasta el lugar por su familia

Por Javier Garibay

Como un rey eterno, así será recordado Vicente Fernández no solo por sus fieles seguidores, sino también por todos aquellos que formaron parte de su círculo cercano, su familia y amigos del medio artístico, quienes se reunieron en la intimidad para ser testigos del descanso del Charro de Huentitán en su última morada, su rancho Los Tres Potrillos. Tras la celebración de una misa de cuerpo presente abierta al público en la Arena VFG, Alejandro Fernández y sus hermanos, acompañados de la matriarca de los Fernández, doña Cuquita Abarca, encabezaron un último recorrido con el féretro del intérprete para trasladarlo hasta el lugar en el que ahora permanece, siendo esta la firme voluntad del cantante, que tuvo un enorme cariño por sus raíces y por la tierra que lo vio nacer, Jalisco.  

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

De la manera más emotiva, los asistentes ovacionaron la memoria del inigualable intérprete, quien fue sepultado al interior de este entrañable rancho adquirido por él en la década de los 80, como parte de un sueño que logró hacer realidad en uno de los momentos más prolíficos de su carrera. A la importante cita acudieron familiares del ídolo musical, así como amigos cercanos y trabajadores que a lo largo de los años colaboraron con el cantante, un aproximado de poco más de 50 personas. Cabe destacar que esta ceremonia se realizó de forma privada, contando con la asistencia de varios famosos que mantienen lazos estrechos con los Fernández, como Aida Cuevas o el actor René Strickler, entre otros.

VER GALERÍA

A pesar de que la sepultura se realizó de manera privada, han comenzado a circular imágenes de lo ocurrido al interior del rancho, haciendo visible algunas fotos de la tumba del cantante, sobre la que fue colocada una escultura de un jinete montando a caballo, tal como lo muestra TVyNovelas. Al mismo tiempo, los familiares de don Chente alzaron sombreros de charro como señal de despedida, poniendo en alto el recuerdo del ídolo, que hizo de Los Tres Potrillos su refugio, un sitio en el que no solo construyó un hogar en el que tuvo la dicha de reunir en varias ocasiones a su gran familia, sino también el sitio para entregarse de lleno a otra de sus pasiones, la charrería y la crianza de caballos, actividades a las que se dedicó los últimos años de su vida, tras hacer oficial su retiro de los escenarios en 2016.

VER GALERÍA

Lo que Chente opinaba de la muerte

Si algo caracterizó a Vicente Fernández fue la apertura con la que solía hablar de temas muy personales, dando muestra de la cercanía que le gustaba mantener con la prensa. Precisamente, una de sus entrevistas más recodadas es la que tuvo con la periodista Mara Patricia Castañeda, quien viajó hasta el rancho familiar para conversar con el ídolo, a quien le preguntó de manera directa si le tenía miedo a la muerte. “No. Yo creo mucho en Dios, no creo mucho en otras cosas. Del rayo no nos salvamos, pero de la raya, tampoco. Entonces el día que Dios quiera recogerme, pues yo estando bien (me voy) …”, dijo el cantante.

Para don Vicente, la fe también fue un pilar fundamental en su vida, tanto así que al interior de Los Tres Potrillos construyó una capilla en la que solía orar a diario, un espacio en el que además conservó antiguas imágenes religiosas a las que les solía pedir por el bienestar de sus más cercanos. “Yo no voy a misa, pero tengo un Cristo que tiene 56 años con nosotros y yo me confieso y diario, todas las noches pido por ustedes, por todos… Yo me confieso con mi Cristo y se acabó. Para mí están benditos (mis santos). Vengo, lloro y rezo y me desahogo con ellos…”, confesó a Mara Patricia.

VER GALERÍA