Ludwika Paleta y su hijo Nicolás

'Mi mamá siempre quiso que yo tuviera una vida normal', Niico sobre crecer con padres famosos

Por Ricardo Vidal

A Niico lo conocemos prácticamente desde que nació. Y es que el joven músico es hijo de Ludwika Paleta y Plutarco Haza, dos de las personalidades más reconocidas del mundo del cine, la televisión y el teatro. A pesar de la presión mediática a la que siempre estuvieron expuestos sus progenitores, el cantante confesó en exclusiva para la portada digital de HOLA.com México haber tenido una infancia muy normal, alejado siempre de los reflectores y del ajetreo del mundo del espectáculo, algo que sus padres procuraron cuidadosamente, pues se encargaron de que su talentoso hijo tuviera una infancia como la de cualquier otro niño sin padres famosos.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA:

Con la sinceridad que tanto lo caracteriza y con un dejo de nostalgia, Niico habló de cómo fue crecer de la mano de dos grandes figuras de la actuación, una experiencia que le resulta fácil describir, pues tuvo la fortuna de tomar consciencia del nivel de fama de sus papás hasta unos años después. “Para mí nunca fue rara”, dijo Niico al hablar de su infancia. “Ni siquiera eres consciente de todo eso (de la fama). Yo crecí yendo a la escuela como todos, regresando a mi casa, comiendo, yendo a clases particulares”, agregó el intérprete de canciones como Vuelta al mundo, asegurando que la mayor parte de su niñez fue como la de cualquier otro niño.

Y es que a diferencia de otros famosos, Ludwika y Plutarco se encargaron de que su pequeño se enfocara en disfrutar su niñez al máximo y de mantenerlo lejos de los reflectores y todo lo que implica la fama. “Mi mamá como que siempre quiso que yo tuviera una vida normal, o sea yo no empecé a actuar desde muy chiquito. Obviamente sí cantaba, y componía y veía películas, y siempre en la escuela estuve muy metido en todo eso, pero pues tuve una vida normal”, agregó Niico, mientras aseguraba que se dio cuenta de que sus papás eran famosos cuando estaba un poco más grande. “Yo hasta cierta edad como que no era tan consciente de que estaba creciendo como la gente lo percibe, como creciendo bajo una lupa y todo este rollo, como que yo realmente no lo percibía hasta más grande, pues para mí que crecer fue normal… Y ya hay una edad en la que repente te empiezas a volver consciente de todo eso y dices ‘órale, todo este mundo existe que no que no volteaba a ver’, pero de chiquito te da igual, o por lo menos a mí me educaron a que yo me enfocara en lo que un niño se enfoca”, compartió.

Loading the player...

Ludwika y Plutarco, sus más grandes fans

Si bien, muchos hubieran pensado que Niico podría haberle seguido los pasos a sus papás en el mundo de la actuación, lo cierto es que ambos artistas permitieron que su hijo creciera y se expresara con libertad. Es así que en vez de querer estar frente a la cámara, el joven decidió estudiar cine en Canadá y enfocarse en la dirección y producción. Todo esto mientras cocinaba con mucha pasión su proyecto musical, sintiéndose apoyado en todo momento por sus padres, quienes estaban seguros de que su hijo tomaría las mejores decisiones. “Desde chiquito toco guitarra y estudio música. Ni el quiero estudiar cine ni el me quiero dedicar también a la música les sorprendió. Pero, aunque fuera algo que les hubiera sorprendido, pues al final me hubieran apoyado”, expresó el intérprete, reconociendo que la libertad que sus padres le otorgaron le permitió enfocarse en sus pasiones. “Creo que desde su punto de vista es como ‘te apoyamos en lo que sea que te haga feliz, o sea tú has lo que te llene’. Ellos realmente siempre me han apoyado, pero nunca me han intentado forzar o dirigir específicamente a un camino. Ellos nunca me han intentado moldearme de ninguna forma, he sido completamente libre de encontrarme a mí mismo y pues les agradezco eso. No los sorprendí como tal pero siempre me dieron su apoyo”, señaló.

De hecho, Plutarco y Ludwika son grandes fans de la música de su hijo y tienen sus canciones favoritas, algo que ha tomado por sorpresa al mismo Niico. “A mi papá le encanta Navegando desde que se la enseñé la primera vez. A mi mamá le gusta mucho Odisea, y extrañamente le gusta mucho Flying High, que siento que es la más pesada, más trap hip hop gringo, por así decirlo”, compartió el cantante. “Es padre porque me apoyan, aunque algunas rolas no sean el tipo de música que escuchan, porque eso también es importante, entender que siempre que sacas algo tan subjetivo como lo es el arte no le va a gustar a todo, pues tengo la confianza de enseñarles las canciones y obviamente siempre me dan críticas constructivas”, agregó.

Lo que ha aprendido de sus papás

Sin duda alguna, Niico es un artista con una sensibilidad muy especial, algo que él mismo reconoce ha heredado de parte de sus papás, de quienes orgullosamente reconoce haberles aprendido una lección muy importante: “La forma en la que trabajan, el esfuerzo que le meten a su trabajo. Desde chiquito siempre he visto que son super chambeadores, entonces como que de ellos sí he aprendido esa dedicación que le tienes que dar a las cosas, independientemente de que sea algo artístico”, confesó el artista, quien se describió como alguien perfeccionista y apasionado por lo que hace, algo que pude ser palpable en la calidad de su trabajo.