Paola Rojas

Paola Rojas revela que ganó peso en la pandemia: 'No quiero que esos kilos se conviertan en una fuente de estrés'

por Gabriela Cortés

Mientras que en sus espacios informativos Paola Rojas ha destacado por su entereza, su objetividad y su ética periodística, en Netas Divinas ha tenido la oportunidad de mostrar una faceta más humana e incluso vulnerable, ya que en más de una ocasión se ha abierto con sus compañeras sobre distintos temas personales. Si bien en un momento consideró no regresar al programa a raíz de la situación que vivió relacionada con el padre de sus hijos, actualmente sigue en la emisión, compartiendo sus experiencias y aprendizajes. En la más reciente emisión, la comunicadora se ha sincerado sobre una situación que vivió hace tiempo en plena pandemia y que tiene que ver con su físico.

Paola RojasVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA:

Con la transparencia que la caracteriza, Paola contó que a raíz de los cambios que se dieron con la pandemia y el confinamiento, dejó un poco de lado sus sesiones de ejercicio, lo cual se vio reflejado en su cuerpo. “Con la pandemia cambió la vida de todos y la dinámica y la cotidianidad de todos, entonces pues empecé a entrenar menos… Cuando hubo que encerrarse, hubo que encerrarse y a veces corría con mis hijos, jugaba, entrenaba con ellos, pero otras veces no”, explicó la periodista en el programa de Unicable. “Entonces empecé, poquito a poquito, fue como muy sutil, pero empecé a ganar peso y de pronto descubrí que ya había una diferencia de cuatro kilos de cuando inicio la pandemia a ese momento”, continuó.

Netas DivinasVER GALERÍA

Sorprendida por este cambio, la titular de Al Aire tomó la determinación de volver a su peso anterior. “Entonces me entró a ese rollo de ‘vámonos de aquí, no se quedan conmigo’. Quería perder esos kilos y sabes qué, después dije: ‘A ver, ¿de verdad?’ Me vi al espejo y de entrada descubrí que había ganado una talla acá, pero mi cara se veía más sana”, comentó. “Pues sí se rellenó un poquito todo, y sí ya tengo más cachetito y más caderita”, agregó. A su vez, explicó que las tendencias y modas han cambiado, respaldando cada vez más la variedad de figuras. “Gracias a las Kardashian o no sé gracias a qué, pero las caderas están de vuelta”, celebró.

Paola RojasVER GALERÍA

Sin embargo, más allá de todo esto, Paola reflexionó sobre la situación de incertidumbre se vivía en aquellos momentos, y llegó a la conclusión de que no necesitaba estresarse por algo como unos cuantos kilos. “Dije: ‘A ver, hay tanto que procesar con esta pandemia que yo no quiero que esos kilos se conviertan en una fuente de estrés, o sea, bienvenidos, acomódense bonito…”, dijo con buen humor. “La ropa que ya no me queda, pues ya no me queda… y ya, abracé mi nueva talla y punto”, agregó. A su vez, la periodista explicó que cambios como los que le sucedieron a ella son completamente normales. “No es nada más la pandemia, de pronto también pasan años y el cuerpo, pues va tomando otras formas, y hay que reconciliarse con eso”, comentó. “Diría que la apuesta debe ser cuidarte, pero desde una perspectiva integral a cuidar tu cuerpo, pero con intención de que esté bien tu salud toda, la emocional… porque de qué me sirve tener una cintura así si soy una histérica insoportable", expuso.

Habla sobre su lado más vulnerable

En otra emisión de Netas Divinas, Paola contó que le costó mucho tiempo darse cuenta de que mostrarse siempre fuerte puede ser una forma de manifestar debilidad, característica que no es ajena a ningún ser humano. Además, reconoció que, aunque por un lado ha sido bueno para ella proyectar una imagen de firmeza, reconoció que no quiere estar atada por siempre a ella. “Yo no quiero ser esclava, yo Paola, la mujer que de pronto sufre, llora y le cuesta hablar, no quiero ser esclava de Paola el personaje fuerte”, expresó. “¿Y te sientes esclava de ese personaje?”, le peguntó su compañera Daniela Magún, y en ese momento los ojos de la periodista se llenaron de lágrimas. “De pronto sí”, respondió con toda la sinceridad y con un nudo en la garganta. “Me tardé 44 años en entender que mostrarte siempre fuerte es un signo de debilidad, o sea, no puedes ser fuerte todo el tiempo”, reconoció.

Paola RojasVER GALERÍA