Ximena Navarrete sobre su proceso para quedar embarazada: ‘Estás siempre rezando para que salga bien'

La exMiss Universo abrió su corazón en una sincera charla en la que habló sobre fertilidad y los retos que ella enfrentó

Por Tania Galván

Feliz, disfrutando de su sexto mes de embarazo, Ximena Navarrete participó en una charla con Mónica, la titular de un blog en el que comparte su vida como mamá de gemelos y triatas, en la que intercambiaron sus experiencias al someterse a un tratamiento de fertilidad para quedar embarazadas. A través de un live en el Instagram @5_to_love, la exMiss Universo narró detalles de cómo fue para ella este proceso, aseguró que ha querido abrir esta conversación para apoyar a todas las mujeres jóvenes que le escriben preguntándole por su experiencia: “Cada vez pasa más que mujeres jóvenes, entre los 25 y 30, están presentando número muy bajos, yo no sé, a mí la explicación que me dijeron es que así nací, es genético”, comentó haciendo referencia que, en su caso, se enfrentó a una baja reserva ovárica.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Sincera, la exreina de belleza reconoció que cuando ella comenzó con el tratamiento tuvo muchas dudas: “Yo cuando me hacía las extracciones decía: ‘¿Será que sí lo voy a conseguir, será que no?’. Gracias a Dios sí se pudo”. Recordó cómo fue ese proceso: “Te estás inyectando todos los días que son, más o menos, 15 días de inyecciones al mes, estás todo el tiempo en ultrasonidos y te vas dando cuenta de cómo van creciendo los folículos”. Aseguró que todo el tiempo estuvo muy a la expectativa, un factor que fue complicado de manejar: “Es mucha espera, mucha incertidumbre, estás siempre rezando para que salgan bien, para que fecunden bien y luego, les toman la muestra para analizarlos y que salgan bien, todo el tiempo es estar así, pero al final de cuentas vale la pena”, comentó. Ximena aprovechó para asegurar que el mito de los tratamientos de fertilidad debe terminar: “Es como cualquier otro tratamiento, para eso existen”.

VER GALERÍA

En esta plática Ximena reveló si, tras su proceso ella tiene congelados embriones: “No, tendría que hacer estimulación de nuevo para volver a intentarlo, eso va a hacer lo más probable”. En ese sentido, reconoció que todavía no tiene claro si, tras el nacimiento de su hija, buscará otro embarazo, a corto plazo: “¿Podría pasar que quede embarazada naturalmente?, sí, sí podría pasar, porque ya pasó una vez, así quedé embarazada en mi primer intento de tener un bebé; pero, claro, valorando nuestras opciones (…) yo tengo lo de la reserva ovárica, el tiempo pasa y siempre son mejores los óvulos de hoy, que los de mañana, entonces, esa es mi situación, ese es mi panorama y hay que tomar decisiones a tiempo”, explicó.

La exMiss Universo reveló que todavía no ha tocado el tema con su marido, Juan Carlos Valladares, sobre más hijos, pues está enfocada en el próximo nacimiento de su bebé: “No es algo que tenga decidido yo en este momento, tendré que platicarlo con mi esposo, pero, lo que una paciente debe de esperar, después de tener a su bebé, para empezar con estimulaciones, tendría que ser, entre 10 y 11 meses, ya veremos qué dice el futuro, porque primero tendrá que nacer esta bebé y tendré yo que aprender a ser mamá y tendrán que pasar otras cosas”. Ximena reconoció que, en su caso, sólo lo intentó una vez: “Me fue muy bien, gracias a Dios, qué suerte que a la primera tengamos éxito en el tratamiento”.

VER GALERÍA

Los nervios de los primeros meses

Debido que lamentablemente atravesó por una pérdida, Ximena reconoció que, en este embarazo, sí se sintió un poco pensativa: “El primer trimestre sí estuve muy nerviosa, intenté estar muy en reposo, cuando hicimos el tratamiento y la transferencia, comer super sano, en mi casa estaba muy tranquila, los primeros días no subía las escaleras, me movía muy poquito. Es tan difícil lograrlo que uno intenta ser lo más cuidadoso posible y seguir las indicaciones que me dieron en mi clínica”, reconoció. Por último, Ximena habló de su primer bebé a quien le tiene un lugar muy especial en su corazón: “Es difícil de procesar. Yo perdí a mi bebé a las 15 semanas de gestación, entonces, aunque todavía no lo sentía, ya lo veíamos en el ultrasonido y sí fue, la verdad, muy doloroso y muy duro, porque era un bebé muy deseado y yo sí lo cuento como parte de mi familia, para mí siente ese lugar y lo seguirá teniendo”, dijo.