babaraalejandro

Bárbara Coppel sobre su feliz matrimonio con Alejandro Hank: ‘Encontré la felicidad al triple’

La socialité reveló detalles de su relación con el torero con quien lleva 5 años de casada y quien es el papá de sus tres hijos

por Tania Galván

La vida de Bárbara Coppel se transformó cuando se reencontró con su compañero de la preparatoria, Alejandro Hank Amaya con quien tiene cinco años de casada y tres hijos: Amaïa, Bastien y Killian. Como pocas veces, la socialité contó su historia de amor con el torero durante su participación en el podcast La burra arisca, donde además de dar detalles cómo es un día en la vida de una familia nómada, como la de ella, que lo mismo ha vivido en San Diego, París o Sevilla; la mexicana también recordó cómo fue que se dio el flechazo con su esposo con quien, admitió, es su gran cómplice, sobre todo a la hora de educar a sus hijos: “Nos llevamos súper bien, de hecho, cuando se va, lo extraño, todavía estoy en ese stage (etapa) de mi matrimonio y espero permanecer en ella siempre”, comentó sincera. La socialité reveló que al torero lo conoció cuando ambos iban a la prepa, pero no fue hasta muchos años después que el amor surgió entre ellos.

Bárbara Coppel y su esposo Alejandro Amaya en ParísVER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Como nunca, Bárbara recordó que lo de Alejandro y ella no fue un amor a primera vista pues, su historia, atravesó por una época de amistad: “Alejandro y yo estuvimos juntos en la prepa y a mí, no me caía gordo (…) tenía cara de bebé y andaba en un carrazo. Yo decía: ‘Este güey, ¿qué se cree?, se jura, pero ni al caso’”, recordó divertida para, luego reconocer que lo pensaba del torero estaba muy alejado de la realidad: “Lo mal juzgué, porque ni me llevaba con él, entonces, yo le veía como mi compañerito de la prepa que tenía cara de bebé y me llegaba aquí, porque él tenía 17 y yo 16, yo crecí más rápido que él”, comentó Coppel haciendo referencia a que, en la época estudiantil ella era más alta de Amaya.

barbarafamilia2

Bárbara narró que Alejandro regresó a su vida justo después de que ella terminó una relación de más de 11 años, una ruptura que fue muy mediática y que, en algún momento, pensó que interferiría en sus relaciones futuras; sin embargo, el torero la sorprendió con su actitud: “¡Amo a Alejandro por eso! Tú sabes que, Alejandro, es algo de las cosas que más admira de mí”, reveló emocionada. Según contó, después de muchos años, su compañero de la prepa y ella se reencontraron en París donde, a través de un mensaje directo en Instagram, la invitó a tomar una copa y a cenar, cita a la que ella llegó con una amiga, pues nunca imaginó que la relación entre ellos se tornara romántica: “De repente lo voy viendo entrar y lo primero que me llamó la atención fue su estatura, su barba, yo dije, ‘¿cómo?, ¡se volvió hombre!”, comentó recordando lo galán que se veía su esposo en aquella ocasión.

El resto en su relación es historia, pues bastó ese primer encuentro para que las salidas se volvieran una constante entre ellos: “Me cayó super bien desde ese momento (…) No hubo un primer date, ni una entrevista, fue como de amistad y nos caímos bien. Así nos reencontramos en París”. Bárbara reconoció que, después de venir de una relación tan larga, jamás imaginó que estaba frente al amor de su vida: “Yo juré que nunca iba a ser feliz, o sea, ¿quién me iba a ser más feliz de lo que yo ya era?, era muy feliz, plena; entonces, cuando yo corté, mi tristeza era esa, no encontrar la felicidad, pero la encontré la felicidad al triple, estoy con una persona que me entiende, somos contemporáneos, nos gusta lo mismo, a pesar de ser súper diferentes”, reconoció.

Bárbara Coppel y Alejandro Hank Amaya en San DiegoVER GALERÍA

Su marido, todo un caballero

Aunque su relación se fue dando, Bárbara recordó que cuando el amor se hizo evidente entre ellos, Alejandro la dejó sorprendida con la forma en la que la conquistó: “Yo estoy feliz con Alejandro, la más feliz del mundo. Cuando se me declaró, porque es un caballero, lo hizo todo a la antigüita, no lo podía creer, no, no, era algo espectacular". La socialité reveló que para ella fue muy importante la forma en la que su esposo la enamoró: “Me encantó esa parte de él, esa seguridad”. Durante esta conversación, la mexicana reveló que, de llevar a la pantalla grande su vida (en una de las dinámicas), tiene muy claro qué actriz le gustaría que la interprete: “Kristen Stewart, se me hace que tiene toda la ondita. Tiene algo muy enigmático en su cara”, dijo muy divertida casi al final de esta charla.