Natalia Téllez

Natalia Téllez se sincera sobre la depresión y los problemas alimenticios que sufrió en el pasado

por Gabriela Cortés

La sinceridad y elocuencia son dos de las características de Natalia Téllez, quien se ha ganado el cariño del público con su trabajo en la pantalla. Haciendo gala de esta personalidad transparente, y cobijada por sus compañeras en el programa Netas Divinas, la conductora ha compartido algunas experiencias que la han marcado en distintos sentidos, desde las buenas hasta las más dolorosas. Una de ellas está relacionada con la sensible partida de su mamá, hecho que sucedió cuando ella apenas era una adolescente. En una reciente charla en dicho programa, la también actriz habló de las repercusiones que tuvo esta pérdida, pues debido a ella sufrió una depresión que además la llevó a dejar de comer.

Natalia TéllezVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA:

Natalia y sus compañeras en el programa de Unicable conversaban en torno al tema de la presión social que existe sobre las mujeres, sobre todo en los que respecta a la apariencia física debido a los patrones de belleza que se han idealizado desde hace mucho. Fue ahí donde la joven conductora quiso compartir una experiencia muy personal de lo que vivió hace varios años, luego de la sensible pérdida de su mamá. “Cuando fallece mi mamá tengo 15 años, (tuve) una depresión… Al final yo no comía, en general no comía”, confesó. Y esta situación repercutió en la forma que ella se veía a sí misma. “Entonces yo recuerdo verme en el espejo después de unas semanas y dije: ‘Ah, me veo exactamente como las niñas de las revistas’, o sea, a los 15 yo creo que no comes bien una semana y bajas un montón de peso, recuerdo conscientemente sentirme bien”, relató.

Natalia Téllez en Netas DivinasVER GALERÍA

Y es que, en ese momento no contaba con los medios para darse cuenta de que la transformación que estaba observando en su cuerpo era el resultado de los cambios drásticos en su alimentación, derivados a su vez de la depresión. Sin embargo, en ese momento ella reaccionó identificándose con el concepto de belleza socialmente aceptado y buscando mantenerse así. “Claro, porque lo que yo vi en el espejo es lo que ves todos los días… Así de fuerte es la representatividad, así de fuerte es el mensaje”, opinó. “Recuerdo a la pequeña mujer que había en mí a los 15 decir: ‘Eso es lo que está bien, ya me vi como veo que se ven las mujeres guapas’, o no sé cómo yo lo vi, pero recuerdo sentir eso”, contó.

Natalia admitió que al traer de vuelta aquella experiencia, los sentimientos son muy distintos a los que tenía entonces, pues ahora puede darse cuenta de que los motivos que la llevaron tanto a perder peso como a querer permanecer así no eran positivos. Además, habló de cómo las jóvenes y adolescentes, como ella en su momento, son más susceptibles a querer imitar lo que es considerado como bueno. “Me dio tanta tristeza y rabia, es decir, de dónde venía esa baja de peso, cómo puede ser que alguien de 15 lo tienes tan arraigado, es tan inmediato, no paso por ningún filtro y la idea es ‘mantente ahí’”, comentó. “Sí es una cuestión de identidad, ¿qué vas a querer ser? Pues lo que estás viendo en todos lados”, expresó.

Natalia TéllezVER GALERÍA

El momento en el que se ‘reconcilió’ con ella misma

Hace algunos años, Natalia se abrió por primera vez sobre la situación que vivió en su adolescencia y contó cómo pudo dejarla atrás. “Cuando cumplí 16 años decidí ya no comer o por lo menos comer lo menos posible… La verdad es que quería verme como las chicas de las revistas, mientras más parecida mejor”, contó en 2017 en una columna publicada en El Heraldo de México. "A pesar de haber sido delgada, siempre, al crecer, mi cuerpo generó caderas, piernas, lo odiaba... Prefería ser delgada, me parecía elegante y cool, nada mejor que unos jeans talla cero que me quedaran aguados, aunque el costo fuera ser un zombie que deambulaba sin una gota de energía", continuó entonces e su texto que tituló No me llamo Barbie. “Al entrar a estudiar actuación me di cuenta de que había una chica que tenía el mismo problema que yo, no comía o comía muy poco, al paso de los días, conforme las clases se fueron intensificando a la par de mucho ejercicio físico yo empecé a comer más y más, y comprendí que si quería hacer 'algo' en esta vida, lo que fuera, necesitaba fuerza y, por ende, comida”, continuó, y relató que incluso a dicha compañera la habían expulsado de la escuela alegando que le faltaba presencia. “Entré a un baño y me vi directamente a los ojos, me reconcilié con todo esto que sí soy, juré que a mí nunca me ‘faltaría presencia’, ni energía, ni risas o sonrisas que me hicieran caminar por ese difícil camino de aceptación que conlleva tantísima valentía”, relató.

Natalia TéllezVER GALERÍA