sarahsolaportada

Sarah Kohan pone punto final a las acusaciones en su contra: ‘Nunca he estado con otra persona’

La influencer australiana utilizó una historia en su cuenta de Instagram para desmentir una supuesta infidelidad

por Tania Galván

Las últimas semanas el nombre de Javier Chicharito Hernández ha acaparado los titulares, pero no por su desempeño en la cancha, esta vez, la prensa lo persigue para conocer cuál es su situación sentimental. Después de ser el gran ausente en la Navidad de su esposa, Sarah Kohan, y de sus hijos, Noah y Nala, las alarmas sobre una supuesta separación se encendieron, razón por la cual el futbolista es el blanco de los medios de comunicación a quienes, ya sentenció, con que no les va a contestar: “Síganme preguntando 35 mil cosas, no voy a responder nada”, fue la declaración que, hace unas horas, le dio al programa Suelta la Sopa que lo abordó en las calles de Los Ángeles. Aunque ni El Chicharito, ni Sarah, han querido hablar del estado de su matrimonio, esta tarde, la influencer australiana alzó la voz, a través de su cuenta de Instagram, y puso un alto a la prensa que especulan sobre su relación.

sarahsolaVER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Cansada de los rumores que algunos medios han difundido, sobre todo, el que apunta a que la causa de la ruptura podría ser una supuesta infidelidad por parte de ella, Sara reaccionó y desmintió dicha información, además pidió respeto para su familia: “Para todos los medios de comunicación que inventan rumores sobre mí. Me gustaría decir que nunca he estado con otra persona, física o emocionalmente, desde que conocí a Javier”, se lee en la primera parte del mensaje. Continuó diciendo: “Así que, por favor, dejen de insinuar que lo he hecho. No soy así. Por favor, respeten la privacidad mía y de mi familia”, finalizó.

sarahchicharitoVER GALERÍA

Esta no es la primera ocasión que Sarah utiliza sus redes para hacer referencia de este rumor. En noviembre pasada, también publicó un mensaje luego de que los titulares apuntaran a una supuesta relación entre ella y el coach de vida de su esposo, Diego Dreyfrus, una situación que describió como absurda: “Las cosas en los medios se han salido de control. Estoy harta y cansada de recibir mensajes en los que dicen que el padre de Noah es Diego, porque tiene los ojos azules, su padre es Javier. Ya estaba embarazada de Noah cuando conocí a Diego por primera vez en Londres. Tiene ojos azules debido a la genética. Mi mamá tiene los mismos ojos azules que él. Fin de la historia, dejen de trollear a mi familia”, escribió tajante Sarah.

Sobre este señalamiento, El Chicharito habló durante la última conferencia de prensa que ofreció con El Galaxy donde, incluso, bromeó con este rumor: “Sigo trabajando con él (Diego Dreyfus) y ahora que hice el gol, ¿qué van a decir?, por eso que todo ha sido desmedido, es también por mi falta de comunicación, yo he optado por hacer esa ley antigüita de: ‘ignora todo lo malo y no digas absolutamente nada’, cuando era al revés, ¿no?, hasta la gente está diciendo que mi hijo no es mío, imagínate hasta donde ha dejado llevar toda esa comunicación”, comentó en aquella charla con los medios.

chicharitoVER GALERÍA

La reacción de Sarah a los rumores de separación

Aunque Sarah sí quiso desmentir esta información, de lo que no ha querido decir una sola palabra es de la situación en la que se encuentra su matrimonio con El Chicharito. Esta semana, fue abordada por una reportera del programa Suelta la sopa a quien le pidió respeto: “¿Pueden dejarme en paz? Gracias”, comentó. Ante la negativa de la influencer, la enviada de la emisión insistió, razón por la que la australiana dejó claro que no se pronunciará al respecto: “Mi vida privada es privada, no es asunto de ustedes”. Mientras Sarah deja claro que no hablará del tema públicamente, esta tarde, El Chicharito compartió una imagen de sus dos hijos que acompañó de la frase: “Mis 2 ángeles muy serios”, lo que nos hace pensar que está pasando tiempo con los pequeños y con Sarah.

 

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.