Lorenzo Lazo y Edith González

A UNA DÉCADA

Lorenzo Lazo recuerda a Edith González en el que habría sido su aniversario de bodas

El economista compartió una fotografía con las alianzas matrimoniales

by hola.com

El amor es infinito en el corazón de Lorenzo Lazo al evocar la memoria de quien fuera su esposa, Edith González, y qué mejor oportunidad para continuar honrándola, que recordar una de las fechas más especiales en su vida, el 24 de septiembre. Ese día, pero exactamente hace una década, ambos celebraron su soñada boda, cobijados por el cariño de sus seres queridos, quienes fueron testigos de ese compromiso que los novios hicieron frente al altar: “Juntos en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza”, votos tan significativos que la pareja cumplió hasta el último momento, escribiendo las páginas de un romance que se fortaleció con el paso de los años, y que sin duda ha trascendió más allá de las circunstancias.

Lorenzo Lazo y Edith GonzálezVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Tan discreto como suele ser, el economista compartió en sus redes sociales una de las fotografías más entrañables de su álbum personal, la postal de sus alianzas de boda; una con el nombre de Lorenzo y otra con el de Edith, mismas que tienen grabada la fecha de ese inolvidable enlace que contó con la presencia de 200 invitados. “24 de septiembre de 2010”, se puede leer también al pie de la publicación, que logró conmover a sus miles de seguidores, quienes no han dejado de enviarle mensajes con buenos deseos y felicitaciones por este, el que habría sido su décimo aniversario de casados, pues a pesar de la partida de la actriz, el 13 de junio de 2019, el amor que los mantuvo unidos será siempre recordado.

Aquel 24 de septiembre de hace diez años, Lorenzo y Edith se juraron amor eterno en una ceremonia religiosa oficiada en el templo de La Enseñanza, en la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México. A la misa, la actriz llegó radiante luciendo un impecable vestido de novia, el cual complementó con una bella corona, la cual forma parte de los tesoros más preciados de la familia Lazo, pues según compartió meses atrás el economista, usar este tocado ya se ha vuelto toda una tradición que ha pasado de generación en generación. Cabe destacar que los detalles de este enlace matrimonial quedaron registrados en las páginas de ¡HOLA!, en una inolvidable edición para la que los entonces recién casados posaron enteramente orgullosos.

Lorenzo Lazo y Edith GonzálezVER GALERÍA

En su momento, los enamorados confesaron que planearon una boda sencilla, pero no simple, un sueño que lograron cumplir tal cual fue trazado desde el primer instante. Posterior a la misa, los novios festejaron en el ex Convento de San Hipólito, también ubicado en el Centro Histórico, recinto en el cual se realizó la ceremonia civil y la recepción. “Es un hombre que siempre está y desea estar siempre. Es el prototipo de hombre que nos enseñaron de niñas. Un hombre, en el sentido más amplio de la palabra”, con estas palabras se refirió Edith a su esposo por aquellos años, en los que la intérprete vivía enteramente ilusionada y totalmente enamorada.

Edith, siempre en sus pensamientos

Desde aquel día en que la partida de Edith González conmovió al espectáculo mexicano, su viudo Lorenzo Lazo no ha dejado de honrar su memoria. No solo durante la celebración de sus cumpleaños o al recordar los viajes que realizaron alrededor del mundo, sino también siendo parte de los diversos eventos en honor a la actriz, como ocurrió en el homenaje que se llevó a cabo en diciembre de 2019 y al cual fue invitado. “Edith era muy sensible para el arte, desde muy chica fue expuesta al arte… Esa sensibilidad la hizo, desde mi punto de vista, ella misma una obra de arte. Esta sensibilidad al arte la trasmitió a la familia, la transmitió a su hija, que también es mi hija, la transmitió a quienes la rodean…”, dijo el economista en esa ocasión.

Lorenzo Lazo y Edith GonzálezVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.