Duffy

Tal como anunció, la cantante Duffy ha compartido detalles de la pesadilla que vivió

Duffy confesó que había sido secuestrada y violada en la cúspide de su carrera

by Carolina Soto

Tal como lo prometió hace unas semanas, Duffy ha contado su historia. Al no poder hacerlo de viva voz en una entrevista como tenía planeado, decidió escribirlo. Confiesa que en más de una ocasión pensó en pedirle a las autoridades cambiar su nombre y desaparecer en otro país donde pudiera ser una florista, sin que nadie supiera de ella. Pero explica: “La violación me robó mis derechos humanos, de experimentar una vida con autonomía del miedo. Me ha robado un tercio de mi vida. En lo profundo sabía que hubiera sido una pena y le hubiera hecho un inmenso daño a mi existencia si solamente me borraba”, así que en medio de miedos y el pánico de nunca poder compartir su historia, una década después ha decidido hacerlo.

DuffyVER GALERÍA

La desgarradora razón por la que la cantante Duffy se alejó de su carrera

 ‘La 5° casa’, es como tituló el texto que compartió en un sitio web que abrió únicamente para contar su terrible experiencia. “Me perturba que esta historia contenga dolor, cuando muchos necesitan lo opuesto en estos momentos. Solo espero que mis palabras sirvan como una distracción momentánea o tal vez, incluso den confort de que uno puede salir de la obscuridad”, comienza el mensaje, “Estamos en momentos problemáticos, en los que no hemos visto tanta preocupación nacional y global desde la Segunda Guerra Mundial. Hoy es más importante que nunca el pensar sobre el impacto que tenemos en los otros”.

“Si estás leyendo esto, te debo advertir que contiene información que puedes encontrar perturbadora. Esta historia no va a ir a ningún lado, se va a quedar en línea”, advierte al inicio, “En estas horas recuerdo las palabras de Maya Angelou que una vez dijo ‘no hay mayor agonía que cargar con una historia no contada dentro de ti’ y hoy comparto la mía contigo…Lo que también es difícil de explicar es que al esconder, al no hablar, estaba permitiendo que la violación se volviera una compañera. Yo viviendo con ella en mi ser; ya no quería seguir sintiendo esa intimidad con ella, una década de intimidad ha sido destructiva. Me tengo que liberar. Me han lastimado y hubiera sido peligroso hablar desde ese lugar del dolor en el pasado, antes de sentirme lista”.

DuffyVER GALERÍA

Es así, como narra lo que fue en definitiva un terrible capítulo: “Era mi cumpleaños, me drogaron en un restaurante, y después me drogaron por cuatro semanas y me llevaron a otro país. No puedo recordar subirme al avión y desperté en el asiento trasero de un vehículo en movimiento. Me pusieron en un cuarto de hotel y el perpetrador regresó y me violó. Recuerdo el dolor y tratar de permanecer consciente mientras sucedió. Estaba atada a él por otro día, no me volteó a ver, tenía que caminar detrás de él, de alguna manera estaba consciente pero alejada. Se pudo deshacer de mí. Contemplé huir a la ciudad o pueblo más cercano mientras él dormía, pero no tenía dinero y tenía miedo de que le llamara a la policía porque había escapado, y tal vez me encontrara como una persona desaparecida”.

No sé cómo tuve la fuerza para aguantar esos días, sentí la presencia de algo que me ayudó a mantenerme viva. Volé de vuelta con él, me mantuve calmada y como es normal en una persona en una situación como ésta, cuando llegué a casa, me senté, ida, como un zombie, supe que mi vida estaba en peligro, me hizo confesiones veladas de que me quería matar. Con la poca fuerza que tenía, mi instinto era huir y encontrar un lugar donde vivir en donde no me pudiera encontrar”, narra.

DuffyVER GALERÍA

El perpetuador me drogó en mi propia casa por cuatro semanas. No sé si me violó en ese tiempo, solo recuerdo haber despertado en un coche en otro país y el escape que pasó conmigo huyendo en los días que siguieron. No sé por qué no me drogó en el extranjero, me hace pensar que me dio una droga clase A y no podía viajar con ella. Después de que esto pasó, alguien vino a mi casa y me vio en el balcón viendo a la nada, envuelta en una sábana. No puedo recordar volver a casa. La persona dice que estaba amarilla y parecía una persona muerta. Obviamente se asustaron pero no quisieron interferir, nunca habían visto algo así”, continúa.

Duffy tuvo miedo de ir a la policía, pues estaba convencida de que este hombre la mataría. A lo largo de estos años solo se lo dijo a dos policías mujeres, durante incidentes que sintió la ponían en riesgo. La primera, cuando alguien la amenazó con contar su historia y la extorsionó, la segunda cuando tres hombres irrumpieron en su casa. “La identidad del violador solo debe ser manejada por la policía y es algo entre ellos y yo”, ha dicho tajante. Además, explicó que la primera persona a la que se lo dijo fue a una psicóloga.

Duffy explica que se alejó de todo y que todos sus intentos por tener una conexión amorosa terminaron, pues todos querían a la estrella y no a la persona lastimada en la que se había convertido. El nombre del texto viene de que se tuvo que cambiar de casa en cinco ocasiones, hasta que se sintió segura. “No haré más declaraciones sobre esto”, finalizó al agradecer todos los mensajes que ha recibido y terminó diciendo que se siente libre, pues ya no existirá la pregunta, ¿qué pasó con Duffy?

DuffyVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.