El hijo de Andrés Guardado y su tierno encuentro con su ídolo Lionel Messi

El pequeño Máximo se encontró con el argentino en el túnel de vestidores del estadio Benito Villamarín

by Tania Galván

Su papá es uno de los futbolistas mexicanos más reconocidos en el extranjero, pero para Máximo Guardado no hay mayor ídolo que el argentino Lionel Messi. Así como Cristiano Ronaldo Jr, el hijo de Andrés Guardado también está cautivado con el trabajo en la cancha del delantero del Barcelona. Luciendo el uniforme del Betis, equipo en el que juega su papá, el pequeño hijo del mexicano no pudo evitar la foto de fan al encontrarse en el túnel de vestidores del estadio Benito Villamarín a su ídolo.

hijo-guardadoVER GALERÍA

En complicidad con su mamá, Sandra de la Vega, Máximo no quiso perder la oportunidad de fotografiarse con el argentino, luego de que su equipo derrotara a su papá 5-0. Fue la guapa esposa del mexicano quien a través de su cuenta de Instagram viralizó la imagen de su hijo con el crack del Barcelona.

“Mi Máximo con uno de sus ídolos @Leomessi”, escribió la Presidenta de la Fundación Andrés Guardado, quien fue la autora de la fotografía, en la que se muestra al argentino cargando a Máximo, ambos visiblemente contentos.

hijo-guardado1VER GALERÍA

Aunque en esta ocasión se le presentó su más grande ídolo del futbol, Máximo también sabe apreciar lo que tiene en casa y en octubre de 2017, aprovechando que traía puesto su uniforme del Betis y que papá estaba en el hogar, el niño le pidió un autógrafo al mexicano, quien con mucho cariño firmó la camiseta de su hijo: “¡Gracias papá!”, se escucha decir al niño en el video que orgullosa compartió Sandra de la Vega.

MÁS NOTAS RELACIONADAS

A su corta edad (el marzo próximo cumplirá tres años) Máximo ya se perfila para seguir los pasos de su papá. A través de videos que sus papás comparten en las redes se puede ver cómo el niño muestra habilidades con el balón. Aunque el niño nació en Holanda, el pequeño habla perfectamente español, de ahí que escucharlo hablar tan fluido a los dos años resulta enternecedor.

Más sobre: