Como nunca antes, Celina del Villar revela detalles de la dura batalla de salud que superó

Por Javier Garibay

No hay obstáculos para Celina del Villar, quien abraza la vida motivada por sus más fuertes pasiones. La familia, su profesión y el gran amor por el deporte, han sido parte de ese universo de motivaciones que la mantienen mirando de frente, dando pasos firmes y dispuesta a conquistar nuevas batallas. A unos meses de haber superado un problema de salud, la modelo abrió su corazón para revelar, como muy pocas veces, detalles de ese padecimiento que la mantuvo angustiada, pues en un principio se temió que pudiera ser cáncer.

VER GALERÍA

Por aquellos días, la también conductora de televisión reconoce haberse sentido abrumada, sobre todo por no haber podido dar explicación a la circunstancia por la que estaba atravesando. “En Semana Santa me comenzaron a hacer estudios porque había algo por ahí que no estaba bien hasta que dieron con el clavo, y era una bacteria en el pulmón derecho y ganglios muy inflamados. No lo conté tanto como ahorita, pero sí hubo un momento en el que los médicos me dijeron: ‘hay un 70 por ciento de probabilidades de que sea cáncer’…”, confesó en una entrevista concedida al programa Ventaneando.

La reacción tras el diagnóstico tentativo la llevó a hacerse varias preguntas, la reflexión fue tan profunda que poco a poco pudo asimilarlo, sobre todo porque al final el destino jugó a su favor. “Te vienen miles de cosas, ¿cómo yo que soy corredora? Si me porto bien, no fumo, no me meto nada, soy sana. Afortunadamente salí del quirófano y me dijeron: ‘bienvenida a la vida, es una bacteria, no es cáncer y para adelante…”, relató para la emisión antes citada, en donde hizo hincapié en que nunca antes había contado todo con tanto detalle.

VER GALERÍA

Como solución a su problema de salud, Celina tuvo que someterse a una cirugía, en la cual hubo un procedimiento que en un principio le provocó cierta conmoción, sobre todo al enterarse de cosas muy específicas. “Me tuvieron que quitar un cacho de pulmón para poder erradicar todo. Más o menos del tamaño del puño del doctor, que tiene una mano grande. Cuando me dijo eso, que era del tamaño de su puño, sí fue fuerte y me rasparon para quitarme los ganglios infamados…”, dijo ante las cámaras.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Pero no hay nada que la detenga, tras la intervención vino la etapa de recuperación, en donde la modelo recobró las fuerzas de una forma impresionante. “La cirugía fue el 26 de abril de este año, a partir de ahí empezó la recuperación. A las tres semanas entré al gimnasio y empecé a caminar despacio. Lo que sí les puedo decir es que todo lo hice de acuerdo a lo que los médicos me decían…”, dijo. Sin embargo, ante el duro panorama al que se enfrentó en un principio, siempre tuvo mucha fuerza de voluntad. “A mí, esto no me va aganar y lo que hice fue rodearme de gente que no se tiraba al piso y que no lloraba por los rincones diciéndome que estaba preocupada. Durante unos días me deslindé de esa gente que sentía que me mermaban y apachurraban y que me ponían a pensar más cosas…”, confesó.

VER GALERÍA