La mexicana Déborah Hung visita a la Princesa de Marruecos en su palacio

by Alejandra Arcos

Los interminables viajes de Déborah Hung Valdez continúan. Esta empresaria y modelo mexicana está casada con el magnate Stephen Hung y juntos recorren el mundo en los mejores eventos del jet set. Es común verla rodeada de grandes personalidades de la moda, sin embargo, esta vez tuvo la oportunidad de visitar a la misma la Princesa de Marruecos, Lalla Salma, en su palacio.

Después de vivir el glamour de la París Fashion Week, Déborah viajó hasta Marruecos en compañía de su inseparable esposo. Ahí, la majestuosidad del lugar obligó a la empresaria a capturar fotográficamente los más lindos paisajes y detalles del palacio. Además, compartió el motivo de su viaje, una noble causa que le valió el reconocimiento de sus seguidores en Instagram.

Déborah Hung.VER GALERÍA

“Tuve el honor de ser una de las personas que estuvo al lado de La Princesa de Marruecos, Lalla Salma, para celebrar el décimo aniversario de su Fundación y recaudar fondos para construir un centro oncológico en Beni Melal. Una noche mágica apoyando una causa espectacular”, escribió la modelo junto a una fotografía donde deja ver un poco de la gala.

Estilosa, como siempre, Déborah eligió un outfit muy ad hoc para la ocasión: un vestido largo con abertura a la altura de la rodilla en color negro y con pedrería a todo lo largo. En su cabeza, llevó una tiara con una lágrima colgante, accesorio que dio un look de Medio Oriente a la empresaria.

Déborah Hung.VER GALERÍA

Después de asistir al evento de caridad, la modelo se ha dado unos días de relajación. Hoy, Déborah publicó en su cuenta de Instagram una fotografía donde está a punto de entrar a un masaje. La empresaria y su esposo se hospedaron en el Hotel Mamoudia, uno de los más exclusivos de esta localidad.

Déborah Hung.VER GALERÍA

Este destino ha ‘enamorado’ a la empresaria, incluso, expresó que es uno de sus lugares favoritos del mundo: “En mi Riad, es un sueño. Las habitaciones, las puertas artesanales, las flores, el servicio, el sonido de las fuentes, los pasillos oscuros, los azulejos coloridos y los pisos fríos de mármol, cada detalle es mágico”, escribió.