Michelle Obama demuestra una vez más que es la anfitriona más estilosa

por Carolina Soto

La visita del Papa Francisco a Estados Unidos ha sido uno de los eventos más esperados del año. El Presidente Obama y la Primera Dama, Michelle Obama, han recibido con los brazos abiertos al Pontifice en Washington, mostrando la emoción que el pueblo norteamericano tiene ante tan importante visita. Incluso, han estado acompañados en esta recepción por sus hijas, Sasha y Malia, quienes una vez más se han dejado ver risueñas y con mucho estilo durante este compromiso. Pero la que ha sorprendido una vez más ha sido Michelle, quien en últimas fechas ha dejado claro el por qué es conocida como la anfitriona más estilosa del mundo.

Michelle Obama demuestra una vez más que es la anfitriona más estilosaVER GALERÍA

Para recibir al Papa en la Joint Base Andrews en Maryland, la Primera Dama lució un veraniego vestido en azul. El sencillo diseño de Carolina Herrera cumplió con la silueta favorita de Michelle, al tener una falda en A, cinturón y mangas cortas, dando un detalle especial con un elegante cuello alto. Para dar un toque diferente al monocromático look, se decantó por unos zapatos en punta en color plateado.

La Primera Dama hizo un sutil guiño al Papa, al llevar un vestido de una diseñadora latina devotamente católica. La firma no tardó en compartir en su cuenta de Twitter una imagen del diseño del que orgullosamente compartieron su autoría. Siguiendo los pasos de su madre, Malia y Sasha también lucieron looks en tendencia. Mientras Malia prefirió una sobria blusa negra con una falda en A en blanco con motivos negros, Sasha combinó con su hermana con una blusa en el mismo tono, contrastándola con una falda de tablones a la rodilla en rosa pálido.

Michelle Obama demuestra una vez más que es la anfitriona más estilosaVER GALERÍA

Esta mañana en la Casa Blanca, la Primera Dama llevó un look más sobrio y elegante. Para participar en la ceremonia inaugural de esta visita oficial, Michelle llevó un vestido negro con textura en la falda y motivos de encaje en la parte superior y las mangas. Con este look, la esposa del Presidente Obama hizo una ligera referencia a la vestimenta que las mujeres usan por tradición en las visitas oficiales al Vaticano. Según el protocolo no escrito, las mujeres que tienen encuentros privados con el Santo Padre en el Vaticano, llevan vestido negro de encaje con mangas y cubren su cabeza con una mantilla en el mismo color. Y aunque en esta ocasión este tipo de guardarropa no era requerido de la Primera Dama, se consideró un gesto amable el haberlo llevado como deferencia a su importante invitado.

Michelle Obama demuestra una vez más que es la anfitriona más estilosaVER GALERÍA