Fallece la Duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, a los 88 años de edad

by hola.com

En un ambiente tranquilo y rodeada de sus seres queridos en el Palacio de Dueñas (su residencia en Sevilla), falleció este jueves la Duquesa de AlbaCayetana Fitz-James Stuart, una de las más reconocidas aristocráticas españolas. De acuerdo con reportes, la Duquesa de 88 años de edad, quien el pasado lunes fue internada en el hospital a causa de una neumonía, estuvo acompañada por su marido, Alfonso Diez, y sus seis hijos, Carlos, Alfonso, Jacobo, Fernando, Cayetano y Eugenia Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart, al momento de su deceso.


Fallece la Duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, a los 88 años de edadVER GALERÍA
La Duquesa de Alba y su esposo, Alfonso Diez, durante su boda en octubre del 2011


El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, fue el encargado de confirmar la triste noticia: "Doña Cayetana siempre llevó a Sevilla en el corazón y por eso permanecerá para siempre en el corazón de Sevilla. Descanse en paz". A lo largo de la semana, la salud de doña Cayetana fue empeorando considerablemente, por lo que su familia decidió trasladarla al Palacio de Dueñas, en donde falleció.

En meses recientes, la Duquesa, la mujer con más títulos nobiliarios, había bajado el ritmo de su agenda social, presentándose en un acto público por última vez el pasado cinco de octubre, cuando vio competir a su hijo Cayetano en la II edición de la Ruta Vía de la Plata , en el Real Club Pineda de Sevilla.


Fallece la Duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, a los 88 años de edadVER GALERÍA


Previo a la hospitalización de esta semana, su último ingreso hospitalario había sido en junio, cuando se sometió a una revisión de la válvula que se le implantó en el año 2009 para mejorar los problemas de hidrocefalia e isquemia cerebral que padecía.

Una mujer segura, rebelde, con una fuerte personalidad y sobre todo muy activa e inquieta. Una apasionada del arte, la cultura y los viajes, así era doña Cayetana. Tras su boda, la tercera, con Alfonso Diez, vivió una segunda juventud en la que demostró sus enormes ganas de disfrutar de su familia y de la vida. Una energía que tristemente nos ha dicho adiós hoy