Jules Bianchi, el piloto francés accidentado en Japón, revive la dura historia de una familia marcada por la tragedia

by hola.com

Mientras el mundo del automovilismo ora por la total recuperación de Jules Bianchi, el piloto francés que se encuentra en estado “grave, pero estable”, tras sufrir un fuerte accidente el domingo, mientras disputaba el Gran Premio de Japón, la familia del joven de 25 años revive los momentos más aciagos de su linaje de corredores de gran velocidad.

La familia Bianchi, originaria de Milan, dejó Italia en 1950, recuerda el diario francés Le Monde. Lucien y Mauro Bianchi, tío abuelo y abuelo de Jules Bianchi, partieron hacia Bélgica para convertirse en mecánicos de Joahnny Claes (famoso músico y piloto belga), quien le dio a Lucien la primera oportunidad de probarse en un circuito y tras lo cual se convirtió en una referencia.



“Entre 1960 y 1968, disputa 17 Grand Prix de Fórmula 1, así como las “24 horas de le Mans” en el 68, pero sólo un año después, la tragedia llega. Prisionero de las flamas en su Alfa Romeo (durante los recorrido de práctica de Les Mans), el tío abuelo de Jules muere a los 34 años”, explica el diario francés. "La muerte de Lucien hizo que Mauro renunciara inmediatamente a su carrera, justo un año después de que él mismo había logrado “burlar” a la muerte durante la carrera de 'le Mans'".

Philippe Bianchi, hijo de Mauro, nunca consiguió retomar su carrera a pesar de la pasión que sentía por los deportes mecánicos debido a este tema “tabú” en la familia. “Para mí fue muy complicado porque la familia no quería pasar por otras desgracias”, explicaba el padre de Jules después del último Grand Prix de Mónaco.



Para ver reaparecer a un Bianchi en una de las grandes competencias habría que esperar hasta 2013, año del debut de su hijo Jules, en Formula 1, con la escudería Marussia.

Como la inmensa mayoría de los pilotos de su generación, Jules Bianchi inició en las carreras de Karts (manejó su primer kart a la edad de 3 años sobre la pista de su padre en Brignoles (en la Provenza).

El diario español recuerda que Jules siempre quiso ser piloto y, para ello, “se preparó, entre otras cosas, en el aprendizaje de idiomas. El italiano fue sencillo, pero el inglés se le resistía un poco y por ello, Jules buscó un método peculiar: se apuntó a clases de canto en el idioma de Shakespeare para elevar su nivel de pronunciación”.

El francés de 25 años (salido de la cantera de Ferrari, pues formó parte de su academia de jóvenes pilotos desde 2011) llegó a la F-1 en 2012 como piloto reserva de Force India, labor que combinó con su participación en las World. Durante la pretemporada de 2013 luchó con Adrian Sutil ( el piloto alemán principal que fue el testigo principal del aparatoso accidente de este domingo) por un volante de titular en Force India, con el que se quedó su rival. Pero su gran oportunidad no tardó en llegar como piloto de Marussia. Desde entonces ha disputado 34 grandes premios con un noveno lugar, Mónaco 2014, como mejor resultado.

Su sueño de correr con Ferrari está más cerca que nunca, aunque antes debe librar una dura y difícil batalla por su vida. Aunque es joven y fuerte, gracias a los deportes que practica, como squash, fútbol, ciclismo o tenis. Por lo pronto, el hospital reporta a Jules como “grave pero estable”, pero afirma que no ha necesitado respiración artificial tras la difícil operación en la cabeza a la que fue sometido.