Nicolás Vallejo-Nágera, ex de Paulina Rubio, habla sobre el proceso de divorcio por el que él y la estrella atraviesan

by hola.com

Sin duda, los últimos meses para Paulina Rubio y Nicolás Vallejo- Nágera no han sido fáciles, tras cinco años de matrimonio, el proceso de divorcio se ha tornado más largo de lo esperado dadas diversas circunstancias que aún quedan pendientes de resolver. La cantante y el empresario, padres de Andrea Nicolás, el hijo que tienen en común, defienden sus diversas posturas dentro del proceso legal.

Pese a la complicada situación, la 'chica dorada' decidió poner al mal tiempo buena cara y pudimos verla muy guapa hace unos días de fiesta por Los Ángeles con un 'look' en tonos tierra. Paulina evitó hacer declaraciones sobre su actual situación sentimental a la que tiene que sumar una denuncia por una supuesta agresión a uno de sus asistentes. Los problemas se multiplican, pero ella sigue con su vida días después de haber intentado sin éxito llegar a un acuerdo con Nicolás Vallejo-Nájera sobre la custodia de su hijo.

Por su parte, Nicolás se ha pronunciado sobre el tema. “Sería feliz si por fin zanjamos este asunto. Sólo produce desgaste. Sólo he pedido una pensión para mi hijo igual que Paulina me la pide a mí. Tengo mis negocios, y hay temporadas mejores que otras. En el caso de que no fuera así, mi familia me ayudaría si lo necesitara. Soy un padre soltero, porque no tengo ninguna ayuda y los gastos de mi hijo los pago yo cuando está conmigo. Si tengo que llevarlo al médico, pago la factura correspondiente”, dijo a la prensa española.

Sobre la vivienda unifamiliar que compartían, ubicada en uno de los barrios más exclusivos de Madrid, cuyo valor podría superar los 25 millones de pesos, dijo: “Ya me he llevado mis cosas de la casa que teníamos, una casa que prácticamente he pagado yo”. La casa está a nombre de una sociedad de la que el exmatrimonio posee el 50 por 100 cada uno. Este es el único bien que ambos tendrían en común.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.